Elorriaga: “Conseguir que el ciudadano elija directamente a su alcalde redistribuirá el poder dentro de los partidos”

06/09/2014

    _ Gabriel Elorriaga, Baudilio Tomé e Ignacio Astarloa han debatido sobre regeneración democrática

    _ Durante dos jornadas, más de 150 cargos electos debaten sobre fiscalidad, modelo de Europa, la influencia de la crisis en la sociedad española, Constitución y regeneración

El cambio del sistema de elección de alcaldes y la creación de mecanismos que permitan al ciudadano elegir directamente quién gobierna su localidad es una de las medidas clave del proceso de regeneración democrática que plantea el Partido Popular en el final de la presente legislatura. Contribuirá, si se consigue llevar a término, a “conectar” mejor electores y elegidos y alterará incluso los equilibrios de fuerzas en los partidos: “Redistribuirá el poder al dotar a los alcaldes de máxima representatividad y eso es sumamente importante. Todos los partidos llevamos años hablando de ello y ahora podemos sacarlo adelante”, ha indicado hoy Gabriel Elorriaga durante su conferencia incluida en la ponencia 'Propuestas de Regeneración' que ha ofrecido junto al director del área de Constitución e Instituciones de FAES, Ignacio Astarloa y el miembro del Tribunal de Cuentas Europeo Baudilio Tomé. Elorriaga ha detallado también otras medidas -revisar aforamientos, transparencia en los indusltos, limitación de gastos electorales y otros- que forman parte del tercer paquete de medidas regeneradoras que ha presentado el Gobierno de España durante esta legislatura. De todas, sin embargo, la más importante es para Elorriaga la que tiene que ver con el sistema de elección de alcaldes. El hoy presidente de la Comisión de Hacienda y Administraciones Públicas del Congreso ha destacado también que la propuesta que está ahora sobre la mesa introduce una variación: ya no se trata, como lleva años defendiendo el Partido Popular, de que gobierne el candidato de la lista más votada. Se trata, indica Elorriaga, de abrir un debate para que el elector decida quién debe ser su alcalde. “El debate está en qué sistemas debemos articular para tener la seguridad de que quien ejerce la alcaldía tiene el apoyo mayoritario de sus ciudadanos. Hoy, los ciudadanos creen elegir lo que el sistema electoral no elige. La gente vota al alcalde, pero a la fuerza del voto se impone la fuerza de la fuerza política a la que el candidato pertenece porque las formaciones políticas hacen pactos que, a veces, son conjuntos por territorios y no tienen que ver con la voluntad del ciudadano. Al final, de lo que se trata es de corregir una anomalía que es esa parlamentarización de la vida política municipal. Se trata de hacer lo que en la práctica funciona y lograrlo con los máximos consensos. Y debe ser posible hacerlo porque todos los partidos del arco parlamentario hemos hablado de esto en momentos no muy lejanos”.

LA REGENERACIÓN DEMOCRÁTICA SE HACE SIN CEDER A LOS POPULISMOS

La última ponencia del día la ha abierto Ignacio Astarloa, el director de Constitución e Instituciones de FAES. Astarloa ha reivindicado la necesidad de abordar un proyecto general de reformas “para toda la sociedad” y capaz de hacer frente a lo que ha definido como “populismo galopante”. Para el que fuera portavoz popular en las Comisiones de Justicia y Reglamentos, “no es ilógico” que afloren ahora populismos pero la regeneración democrática sólo se consigue no cediendo a ellos. “La tentación de hacer lo que dicen los populistas está, pero no se trata de tirar a la basura la democracia parlamentaria. España era un coche que iba bien y lo cogió un mal conductor. Hay que llevar el coche a arreglar, no quemarlo. La democracia parlamentaria tiene como alternativa sólo una cosa: la muerte de la democracia, pero hemos toreado en peores plazas. España ha superado épocas muy complicadas y creo que no estamos en un periodo constituyente. A lo sumo, en un periodo reconstituyente”. 

Tras Ignacio Astarloa ha intervenido Baudilio Tomé, Miembro del Tribunal de Cuentas Europeo. Para Tomé, la democracia “es perfectible y mejorable y el gobierno actual ha hecho mucho y ha anunciado además un nuevo impulso”. Para que se impulso dé sus frutos, considera Tomé “es necesario mejorar la cultura de rendición de cuentas. La Política es disponer de medios ajenos y la transparencia sóla no sirve. Los datos, sin información sobre ellos, no bastan”.