La excepcionalidad de una derecha de excepción