VIRUS Y REVOLUCIÓN

18/05/2020

Hay una izquierda asilvestrada, derrotada por la historia, que quiere resurgir. Es consciente de que la revolución no la trajeron las dictaduras que traicionaron a la “famélica legión” que todavía invocan en vano los que cantan la Internacional. Tampoco la trajeron los pijos maoístas del París del 68, aquellos ociosos hijos de la burguesía que pretendían la revolución y les salió una revuelta. Vieron cómo los comunistas en Europa tenían que hacerse eurocomunistas y cómo los partidos socialistas tuvieron que renunciar al marxismo para ganar elecciones. Casi consiguieron hacer de Portugal un reducto leninista después de la “Revolución de los Claveles”, pero fracasaron y, de nuevo, comprobaron sus escasas esperanzas cuando Mitterrand se tuvo que desprender de ellos en su primer gobierno para que Francia no colapsara. El estruendo de su derrota resonó en Berlín en noviembre de 1989. Lo que hoy tenemos, lo que en parte nos gobierna, ha salido de aquellos escombros.

Esa izquierda asilvestrada y derrotada por la historia especula con el potencial revolucionario del virus ¿Por qué no? La economía parada, la sociedad controlada por un sistemático abuso de autoridad, la sombra del paro y la quiebra sobre millones de trabajadores y pequeños empresarios. Hasta tienen compañeros de viaje. Pero hay que perseverar en la destrucción insistiendo en la parálisis de la economía y para conseguir su pesadilla acarician la estatalización de las empresas, el Ministerio de Trabajo manda a inspectores a averiguar si hay esclavitud en el campo español, fantasean con un Ministerio de la Verdad orwelliano que les deje a cubierto de la crítica y pujan para que una alocada subida de impuestos remate a esta economía que detestan porque siempre ha prevalecido sobre sus distopías fallidas en libertad, en progreso y en bienestar. Sin embargo, tienen un problema: qué hacer con Europa. Saben que Bruselas no va a dar dinero para financiar siniestros experimentos de ingeniería social y esto de nuestro país es una rareza peligrosa en una Unión que será solidaria pero no ha perdido la cabeza. Apuesten a que en la recámara de Podemos espera un histrión antieuropeo para sacarlo cuando llegue el momento.

Más #AnotacionesFAES

#COVID19 #Crisis #Historia #MuroDeBerlín #Communism #Izquierda #Europe #Freedom #GobiernoSocialcomunista #Revolution #dictadura