Presupuestos 2019 | 'Fake Politics'

Miguel Marín. Los presupuestos merecen una enmienda a la totalidad. La economía española cuenta con resortes para mejorar su comportamiento, que solo se podrán activar con una acción política ordenada, estable y apoyada por los ciudadanos. Alargar esta legislatura es sinónimo de posponer un año el necesario proceso de reforma que urgentemente necesita España.

Entre el 'brexit duro' y el segundo referéndum 

Grupo de análisis FAES. Es el momento de ratificación del acuerdo para evitar un ‘brexit duro’, con el foco puesto en el Protocolo sobre Irlanda y el periodo transitorio, y FAES analiza los principales escenarios que desencadenaría el voto en contra de la cámara baja británica el próximo 15 de enero.

El euro cumple 20 años

Román Escolano. Con sus limitaciones, el euro ha cumplido bien su papel. Ahora, ante un escenario económico más incierto, es imprescindible culminar los elementos que faltan en su arquitectura financiera y bancaria. Esta tiene que ser la prioridad absoluta.

Un merecido homenaje a nuestra Constitución

Eduardo Fernández Luiña. El sistema político español se ha consolidado como una de las mejores democracias del planeta y parece de sentido común reconocer el rol que en ello ha desempeñado la Constitución del 78.

La insurgencia nacionalista en Cataluña

Miquel Porta Perales. El independentismo catalán busca entrar de lleno en la fase del ensayo general callejero con la mirada puesta en la celebración del juicio contra los políticos presos, que abriría la fase de la culminación secesionista.

La normalización del golpe de Estado

Análisis FAES. Sánchez, el Gobierno y el PSOE han dado su absolución política al golpismo y aceptan el inexistente derecho de autodeterminación, a falta de encontrar una fórmula para dárselo a los nacionalistas. Ni una sola palabra para la Cataluña que salió a la calle en defensa de sus derechos cívicos y su identidad catalana y española.

¿Más policías?

Análisis FAES. En Cataluña se ha asentado un gobierno insurreccional, que conspira contra el Estado y sus instituciones, que ignora sus responsabilidades hacia la población catalana y que colabora con la estrategia de violencia callejera que los CDR despliegan impunemente. Y 400 policías no son la respuesta.