Prensa José María Aznar: "El 11-S era más que un atentado, era un acto de guerra"

El expresidente del Gobierno y presidente de la Fundación FAES, José María Aznar, ha concedido una entrevista al diario 'ABC' en el 20 aniversario de los atentados del 11-S, en la que ha afirmado que éstos supusieron un cambio de era para la humanidad. En ese cambio, admite, también se pueden enmarcar los atentados de Madrid en 2004 que precipitaron el vuelco electoral que entregó el poder a los socialistas. Pero lo que más preocupa e irrita a Aznar en este momento es el caótico final de la operación Libertad Duradera y la certeza de que el islamismo radical es incompatible con las sociedades abiertas.

Prensa ¿Qué significa para Rusia, China e Irán la caída del Gobierno de Afganistán?

Rusia, China e Irán se alegran de la derrota estadounidense, pero no deja de preocuparles la estabilidad de sus propios países y de la región, que sin duda se verá afectada por el poder que los talibanes han conseguido en Afganistán. En el gran Oriente Medio posiblemente se notará más presencia e influencia de estos tres países, a los que une su hostilidad hacia EE.UU. Sin embargo, no hay que olvidar que EE. UU. sigue siendo la potencia con más bases militares y capacidad militar en el mundo, y que suma más aliados que Rusia, China e Irán juntos.

Prensa ¿Qué significa para Europa la caída del Gobierno de Afganistán?

Afganistán ha sacado a la luz la excesiva dependencia europea de EE. UU., así como la necesidad de desarrollar una autonomía estratégica. La UE debe definir cuáles son las principales amenazas para la seguridad y defensa de los europeos, cuáles son sus objetivos para garantizarla y, sobre todo, debe lograr una visión común para alcanzar esos objetivos. Esta tarea implica además una redefinición de la relación entre la UE y EE. UU.

Prensa Todos los nombres del desastre

Todos los sinónimos de “catástrofe” o “desastre” se han agotado para calificar la retirada de Afganistán de las fuerzas de los Estados Unidos, acordada por Donald Trump al final de su presidencia y ejecutada de manera tan humillante e ineficaz por Joe Biden. Biden, por ser el último, ha sido el que ha apagado la luz, pero la salida de Afganistán estaba incoada con Obama, que marca la inflexión hacia el repliegue de los Estados Unidos de sus responsabilidades globales, y se plasma con Trump que, en mayo de 2020, pacta con los talibanes en Doha el final de la intervención aliada como expresión estratégica del “America first”.

Prensa Afganistán, el fin de la hegemonía

El fin de la presencia estadounidense en Afganistán señala el declive de sus aspiraciones de construir un orden de democracia universal. Es el símbolo del fin de la utopía que mantuvo la hegemonía estadounidense tras la Guerra Fría. Entre las sinergias que han dado origen a la “competición entre grandes potencias” podría incluirse el que ciertas naciones presentan culturas alternativas a un orden basado en normas. Si Occidente está en crisis es precisamente por las guerras culturales que mantiene en su seno. La aparente decadencia americana lleva consigo unas relaciones internacionales donde los valores no ocupan ya lugar decisivo y decisorio.

Prensa El terrorismo islamista en la era Obama

Muchos fueron quienes culparon al presidente George W. Bush de los atentados terroristas islamistas de Londres (2005) y Madrid (2004). Incluso le culparon del 11-S (2001), anterior en el tiempo a las intervenciones militares de Afganistán (2002) e Irak (2003). Los brutales atentados de finales de noviembre en Bombay se cobraron la vida de 183 per sonas, y no fueron miles gracias a la decidida intervención del Gobierno de Delhi, que rechaza cualquier tipo de negociación con terroristas y plantó cara a los comandos terroristas islamistas. Decenas de españoles salvaron, por fortuna, sus vidas. El atentado de Bombay se produce ya en la era Obama y echa por tierra la indocumentada tesis anterior. Obama tampoco parece contar con el beneplácito de los terroristas de Al-Qaeda. Si el Presidente Bush era el enemigo público número uno para los terroristas de Bin Laden, su sucesor heredará dicha condición. La razón se inclina del lado de quienes sostienen que el enemigo del terrorismo islamista no es otro que el mundo occidental.

Prensa Alegato por la democracia

DESCATALOGADONatan Sharansky se ha hecho una pregunta que encierra la clave de nuestro momento político, la clave del siglo XXI: ¿Para quién es la libertad? Su respuesta es inequívoca: la libertad es para todos, y todos estamos obligados a defenderla y a protegerla, a hacerla nacer allí donde no existe, en las “sociedades del miedo”. Más aún, la libertad es el arma más poderosa para vencer a la tiranía y al terror. Esa respuesta, y aun la pregunta misma, exaspera a quienes parecen haber decidido que la libertad queda bien como eslogan o como motivo de marketing, pero que su defensa activa es un asunto de mal gusto, una intromisión injustificable en la vida de otros, un ruido molesto en la plácida siesta de Occidente. Sharansky relata su propia experiencia como disidente en la URRS y como político en Israel; los efectos de las decisiones estratégicas básicas adoptadas por la Administración Reagan para resistir y vencer a la URSS; los errores del proceso de Oslo sobre Oriente Próximo; y, sobre todo, el inmenso poder de quienes mantienen viva la llama de la libertad en el seno de las sociedades del miedo cuando reciben el aliento de las sociedades libres, su capacidad para hacer que los “doblepensadores” que habitan en cualquier tiranía ? “personas que ya no creen en la ideología establecida, pero que temen aceptar los riesgos que conlleva la discrepancia”- terminen por sumarse a los disidentes para generar una verdadera corriente de cambio a favor de la libertad. La política norteamericana posterior al 11-S y las elecciones en Afganistán y en Irak constituyen un ejemplo extraordinario de ese poder.

Prensa José María Aznar: "El 11-S era más que un atentado, era un acto de guerra"

10.09.2021. El expresidente del Gobierno y presidente de la Fundación FAES, José María Aznar, ha concedido una entrevista al diario 'ABC' en el 20 aniversario de los atentados del 11-S, en la que ha afirmado que éstos supusieron un cambio de era para la humanidad. En ese cambio, admite, también se pueden enmarcar los atentados de Madrid en 2004 que precipitaron el vuelco electoral que entregó el poder a los socialistas. Pero lo que más preocupa e irrita a Aznar en este momento es el caótico final de la operación Libertad Duradera y la certeza de que el islamismo radical es incompatible con las sociedades abiertas.

Prensa ¿Qué significa para Rusia, China e Irán la caída del Gobierno de Afganistán?

07.09.2021. Rusia, China e Irán se alegran de la derrota estadounidense, pero no deja de preocuparles la estabilidad de sus propios países y de la región, que sin duda se verá afectada por el poder que los talibanes han conseguido en Afganistán. En el gran Oriente Medio posiblemente se notará más presencia e influencia de estos tres países, a los que une su hostilidad hacia EE.UU. Sin embargo, no hay que olvidar que EE. UU. sigue siendo la potencia con más bases militares y capacidad militar en el mundo, y que suma más aliados que Rusia, China e Irán juntos.

Prensa ¿Qué significa para Europa la caída del Gobierno de Afganistán?

06.09.2021. Afganistán ha sacado a la luz la excesiva dependencia europea de EE. UU., así como la necesidad de desarrollar una autonomía estratégica. La UE debe definir cuáles son las principales amenazas para la seguridad y defensa de los europeos, cuáles son sus objetivos para garantizarla y, sobre todo, debe lograr una visión común para alcanzar esos objetivos. Esta tarea implica además una redefinición de la relación entre la UE y EE. UU.

Prensa Todos los nombres del desastre

23.08.2021. Todos los sinónimos de “catástrofe” o “desastre” se han agotado para calificar la retirada de Afganistán de las fuerzas de los Estados Unidos, acordada por Donald Trump al final de su presidencia y ejecutada de manera tan humillante e ineficaz por Joe Biden. Biden, por ser el último, ha sido el que ha apagado la luz, pero la salida de Afganistán estaba incoada con Obama, que marca la inflexión hacia el repliegue de los Estados Unidos de sus responsabilidades globales, y se plasma con Trump que, en mayo de 2020, pacta con los talibanes en Doha el final de la intervención aliada como expresión estratégica del “America first”.

Prensa Afganistán, el fin de la hegemonía

13.07.2021. El fin de la presencia estadounidense en Afganistán señala el declive de sus aspiraciones de construir un orden de democracia universal. Es el símbolo del fin de la utopía que mantuvo la hegemonía estadounidense tras la Guerra Fría. Entre las sinergias que han dado origen a la “competición entre grandes potencias” podría incluirse el que ciertas naciones presentan culturas alternativas a un orden basado en normas. Si Occidente está en crisis es precisamente por las guerras culturales que mantiene en su seno. La aparente decadencia americana lleva consigo unas relaciones internacionales donde los valores no ocupan ya lugar decisivo y decisorio.

Publicaciones El terrorismo islamista en la era Obama

01.01.2009. Muchos fueron quienes culparon al presidente George W. Bush de los atentados terroristas islamistas de Londres (2005) y Madrid (2004). Incluso le culparon del 11-S (2001), anterior en el tiempo a las intervenciones militares de Afganistán (2002) e Irak (2003). Los brutales atentados de finales de noviembre en Bombay se cobraron la vida de 183 per sonas, y no fueron miles gracias a la decidida intervención del Gobierno de Delhi, que rechaza cualquier tipo de negociación con terroristas y plantó cara a los comandos terroristas islamistas. Decenas de españoles salvaron, por fortuna, sus vidas. El atentado de Bombay se produce ya en la era Obama y echa por tierra la indocumentada tesis anterior. Obama tampoco parece contar con el beneplácito de los terroristas de Al-Qaeda. Si el Presi...

Publicaciones Alegato por la democracia

01.04.2006. DESCATALOGADONatan Sharansky se ha hecho una pregunta que encierra la clave de nuestro momento político, la clave del siglo XXI: ¿Para quién es la libertad? Su respuesta es inequívoca: la libertad es para todos, y todos estamos obligados a defenderla y a protegerla, a hacerla nacer allí donde no existe, en las “sociedades del miedo”. Más aún, la libertad es el arma más poderosa para vencer a la tiranía y al terror. Esa respuesta, y aun la pregunta misma, exaspera a quienes parecen haber decidido que la libertad queda bien como eslogan o como motivo de marketing, pero que su defensa activa es un asunto de mal gusto, una intromisión injustificable en la vida de otros, un ruido molesto en la plácida siesta de Occidente. Sharansky relata su propia experiencia como disidente e...