Prensa El 155: una solución política… constitucionalmente adecuada

El artículo 155 introduce en el corazón del 'Estado de las Autonomías' un mecanismo de solución política, fundada en la voluntad política del pueblo, al conflicto jurídico y político que nada tiene que ver con el 'conflicto' con el que el independentismo busca legitimar la ruptura del orden constitucional.

Prensa El sabio y ejemplar patriotismo constitucional de Teresa Freixes

Una crónica de los despropósitos acaecidos en los 155 días que van desde la activación del artículo 155 a la detención de Carles Puigdemont. Un texto de divulgación de constitucionalismo veraz, claro y honesto.

Prensa Elecciones en Cataluña

En estas elecciones no se sometía a votación la Constitución, ni la vigencia del Estado de derecho, ni los derechos de todos los catalanes. Garantizar esos derechos y el imperio de la ley sigue siendo responsabilidad del Gobierno y de las instituciones, pero también de los partidos que se sitúan en la Constitución. Sólo en el cálculo del secesionismo se puede considerar que los resultados convalidan los despropósitos del proceso separatista o borran las responsabilidades. Este es el primer y el más importante mensaje que deben recibir quienes no han ganado las elecciones ni representan el voto mayoritario de los catalanes.

Prensa El 155: una solución política… constitucionalmente adecuada

06.02.2019. El artículo 155 introduce en el corazón del 'Estado de las Autonomías' un mecanismo de solución política, fundada en la voluntad política del pueblo, al conflicto jurídico y político que nada tiene que ver con el 'conflicto' con el que el independentismo busca legitimar la ruptura del orden constitucional.

Prensa El sabio y ejemplar patriotismo constitucional de Teresa Freixes

23.04.2018. Una crónica de los despropósitos acaecidos en los 155 días que van desde la activación del artículo 155 a la detención de Carles Puigdemont. Un texto de divulgación de constitucionalismo veraz, claro y honesto.

Prensa Elecciones en Cataluña

23.12.2017. En estas elecciones no se sometía a votación la Constitución, ni la vigencia del Estado de derecho, ni los derechos de todos los catalanes. Garantizar esos derechos y el imperio de la ley sigue siendo responsabilidad del Gobierno y de las instituciones, pero también de los partidos que se sitúan en la Constitución. Sólo en el cálculo del secesionismo se puede considerar que los resultados convalidan los despropósitos del proceso separatista o borran las responsabilidades. Este es el primer y el más importante mensaje que deben recibir quienes no han ganado las elecciones ni representan el voto mayoritario de los catalanes.