Mauricio Rojas propone un nuevo modelo <br>de inmigración para España

05/11/2009

Mauricio Rojas propone un nuevo modelo
de inmigración para España






El político ha apostado por crear una carta de  derechos y obligaciones para el inmigrante

 

"Habría que crear un fondo de retorno financiado entre el inmigrante, el empresario y los ciudadanos"




/09.07.2008/ El diputado del Partido Liberal de Suecia, Mauricio Rojas, ha participado esta tarde en el curso "Políticas económicas en tiempos de crisis" que se está celebrando en el Campus FAES de Navacerrada. Bajo el título "Inmigración y política social en Europa", el político liberal ha propuesto un modelo de inmigración para España basado en un contrato de integración en el que se expliciten los derechos y obligaciones del inmigrante: "Dar derechos de forma escalonada según se vayan cumpliendo una serie de compromisos".


El autor del libro de Gota a Gota Reinventar el Estado del bienestar ha propuesto para España lo que él ha llamado "el camino hacia la integración". Para el dirigente del Partido Liberal sueco, la política de inmigración debería estar basada en "un contrato de integración, que le dé solemnidad al hecho de hacer algo en común que no viene dado por la sangre, y que signifique: "esto es lo que me comprometo a hacer para quedarme". Con ello se le da legalidad".


A juicio de Mauricio Rojas, este contrato de integración debe contener "una carta de derechos y obligaciones del inmigrante clara y concisa en la que se incluya el compromiso a aprender la lengua común, conocer la cultura y los valores básicos de España. El siguiente paso es comprobar esto". El político liberal ha propuesto que a los dos años se realice una prueba de estos compromisos. Y junto a estas obligaciones, Rojas ha explicitado "una serie de derechos que deben ser escalonados: la residencia, el trabajo y la ciudadanía". En este sentido, Rojas ha reconocido "la necesidad de poner en marcha herramientas para llevar acabo esta integración, como la existencia de academias que impartan esos conocimientos, para lo cual se debe buscar una fórmula de financiación basada en la contraprestación".


FONDO DE RETORNO

El ponente ha propuesto que el modelo cuente con "un fondo de retorno del inmigrante". La financiación, ha explicado el político, debería ser mixta y a ella deberían aportar el inmigrante, el empresario que le emplea y los ciudadanos. Y en caso de que no opte por volver a su país esa contribución se devuelve.


Ante la posibilidad de que los inmigrantes voten en las elecciones, Rojas ha afirmado que "sería pensable un sistema escalonado de derechos políticos en el que, tras una etapa aproximada de cinco años de cumplimiento de exigencias, se concede una cesión de ciudadanía de dos años, a prueba, en la que se otorgan derechos políticos como el del voto".


Todo este sistema no funcionaría si no se cumple una premisa esencial para el conferenciante: "Que el país de acogida reconozca los valores comunes. Entender que el hecho de que llegue gente de fuera no significa que se destruya lo que es España".