ANÁLISISPrimarias para la elección presidencial en EE.UU, por José Herrera

18/02/2016

El próximo sábado 20 de febrero se celebran dos nuevas votaciones para la nominación de los candidatos presidenciales demócrata (en Nevada) y republicano (Carolina del Sur). Aunque el número de delegados elegidos hasta ahora (en Iowa y New Hampshire) es muy bajo y no son estados que permitan sacar conclusiones a nivel nacional, merece la pena prestar atención a lo ocurrido hasta ahora de cara a las citas verdaderamente importantes.

Es conocido el ajustado resultado que se produjo en el Caucus del partido Demócrata de Iowa entre Clinton (49,9%) y Sanders (49,6%). Los datos más interesantes respecto a la polarización del voto se extraen de la encuesta realizada ese día a los votantes: 

CLINTON

SANDERS

53% de las mujeres

50% de los hombres

69% de los mayores de 65 años

84% de los votantes jóvenes (18-29 años)

58% de centro (moderates)

58% de izquierda (very liberal)

56% de los que habían participado otras ocasiones

59% de los que participaban por primera vez

56% de los que se inscriben como Demócratas

69% de los que se inscriben como Independientes

88% motivados por su “gran experiencia”

83% motivados por su “honestidad y confianza”

En el caso de New Hampshire se produjo el triunfo de Sanders por un amplio margen (60,4% frente a un 38,0% de Clinton), sorprendente si se considera que Clinton había derrotado allí al entonces candidato Obama. En New Hampshire casi todos los sectores favorecieron a Sanders (55% de las mujeres, 67% de los hombres, 83% de los jóvenes, 67% de los izquierdistas e, incluso, la mayor parte de los que se consideran a sí mismos como centristas o independientes). Hillary Clinton sólo logró vencer entre los mayores de 65 años.

 

TED CRUZ

DONALD TRUMP

MARCO RUBIO

HOMBRES

29 %

24 %

21 %

MUJERES

27 %

25 %

25 %

“MUY CONSERVADORES”

44 %

21 %

 

“ALGO CONSERVADORES”

 

24 %

29 %

“CENTRISTAS”

 

34 %

28 %

REPUBLICANOS

30 %

 

 

INDEPENDIENTES

 

22 %

22 %

BLANCOS EVANGÉLICOS

33 %

 

 

NO BLANCOS EVANGÉLICOS

 

29 %

 

Por su parte, la nominación del candidato republicano ha estado más abierta por el alto número de candidatos, pero con una segmentación del voto que también reflejan las encuestas. En Iowa, Ted Cruz obtuvo un 27,6% frente al 24,3% de Trump y el 23,1% de Marco Rubio. El siguiente cuadro muestra los datos más relevantes de la segmentación del voto republicano aquel día.

En New Hampshire se produjo el triunfo de Trump (35%) frente a Kasich (15,8%), Cruz y Rubio (ambos con el 11%). En esta ocasión Trump se impuso en todos los sectores salvo entre los que decidieron votar a última hora sin inscribirse previamente, que se inclinaron por Kasich.

Diferencias entre ambos proceso de nominación
Hay dos cuestiones que pueden ser determinantes para la designación de ambos candidatos. Por una parte, la presencia de “superdelegados” en la primaria demócrata (que habitualmente se inclinan por el candidato más próximo al establishment del partido. Aunque no tienen la obligación de declarar el sentido de su voto hasta la celebración de la Convención, a la que todo suele llegar decidido, suele ocurrir que se pronuncien en paralelo a la votación en su estado para marcar el camino al voto “oficialista”. Hoy por hoy todo ese sector apoya de manera más o menos evidente a Hillary Clinton. Su importancia no es menor; son 712 del total de 4673 delegados. Es decir, teniendo en cuenta que son necesarios 2382 para ganar, Hillary Clinton está mucho más cerca de la nominación de lo que pudiera parecer tras una lectura rápida de Iowa y New Hampshire. Especialmente si se tiene en cuenta que Hillary Clinton cuenta a priori con un apoyo muy importante entre el voto afroamericano e hispano que aún no ha tenido ocasión de expresar su influencia.

En el caso del Partido Republicano no existe la figura del superdelegado. Pero a diferencia de lo que ocurre en el Partido Demócrata, donde los delegados son designados proporcionalmente al resultado, a partir del 15 de marzo, el ganador o se ve sobreponderado o takes it all, se lleva todos los delegados del estado aunque gane por un solo voto. En ese sentido, lo que ocurra a partir del 15 de marzo en estados como Florida y Ohio sí que servirá para definir una tendencia clara. Además, es muy probable que tras ese día la batalla republicana quede circunscrita a un máximo de tres candidatos o, probablemente, a sólo dos. Salvo sorpresa parece claro que Trump será uno de ellos; de quién quede posicionado en segundo lugar dependerá hacia dónde se orienten tanto el aparato del partido (“GOP”) como el grueso de los votantes indecisos y los delegados que optaron anteriormente por los candidatos caídos en el camino. A día de hoy el GOP se inclina por Marco Rubio o un Jeb Bush que parece tener pocas opciones. El reciente apoyo a Marco Rubio por la gobernadora de Carolina del Sur, Nikki Haley, se puede enmarcar en ese respaldo del sector oficial que reniega de Donald Trump y tampoco ve con simpatía a Ted Cruz.

Las siguientes fechas relevantes por el número de delegados elegidos serán el Super Tuesday (1 de marzo), donde quedarán designados el 25% de los demócratas, y el 15 de marzo en el caso de los republicanos, con el 50% de los delegados asignados. El 1 de abril es la siguiente fecha importante en la agenda republicana; ese día estarán designados el 75% de los delegados a la Convención. Estos gráficos muestran el calendario de los procesos internos y el número de delegados elegidos. Salvo sorpresa, tanto la Convención Nacional Republicana (Cleveland, 18 a 21 de julio) como la Convención Nacional Republicana (25 a 28 de julio) servirán fundamentalmente para escenificar la unidad de ambos partidos en torno a unos candidatos que se habrá elegido mucho antes.

Primarias en Nevada y Carolina
Los demócratas votan este sábado 20 de febrero en Nevada y el día 27 de febrero en Carolina del Sur. Ambas comicios servirán para medir el apoyo real de hispanos y afroamericanos hacia Hillary Clinton. Si por el contrario se produjera una victoria contundente de Sanders gracias al voto joven, blanco y declaradamente de izquierdas, se podría estar anticipando un cambio de tendencia que se vería consolidado en el caso de que a continuación consiguiera imponerse en estados como Massachusetts, Minnesota o Vermont.

Los republicanos también votan este sábado 20 de febrero en Carolina del Sur y el día 23 de febrero en Nevada. En el caso de Trump todos los expertos consideran que el dato más relevante es si queda por encima o por debajo del 30%, mientras que el resto de los candidatos (principalmente Cruz, Rubio y Kasich) se juegan el aparecer ante los votantes como la “alternativa racional más posible” frente al desbocado populismo de Trump, de cara a las decisivas contiendas del Super Tuesday del 15 de marzo.