Observatorio Económico sobre Economía Internacional

05/11/2009



José Luis Feito
ha advertido de que el crecimiento mundial actual se ha debido a los bajos tipos de interés, sin embargo, existen riesgos latentes y no hay descartar ningún escenario: Podríamos tener un patinazo brusco y sería bueno estar preparados, ha destacado.

El conferenciante ha señalado que una crisis en China "no parece viable antes de los juegos olímpicos; es más factible un incremento en los tipos de interés. Por mucho tiempo, los bajos tipos de interés reales negativos no han ido acompañados por la inflación en los precios, pero sí por un aumento en los precios de los activos financieros, creando bolsas de desequilibrios en el mundo, en las materias primas, en los precios de los bonos, casas, artes y joyas", ha señalado.


El economista ha alertado de los riegos de una desaceleración brusca de la economía estadounidense, y también ha destacado la importancia de China: "Si no se contagia a Asia, estamos salvados", ha aseverado, dado que China e India representan el 43 por ciento del crecimiento de la economía mundial.


Luis de Guindos ha comenzado su intervención destacando el buen momento de la economía mundial, que "ha presentado el mejor cuatrienio después de la Segunda Guerra Mundial". Una situación que se debe, según el ponente, a un "crecimiento relativamente uniforme".


"La evolución de los activos financieros ha sido magnífica", según De Guindos. A su juicio, todos los indicadores de manufacturas y servicios de EEUU indican una mejora en el segundo cuatrimestre de este año. Asimismo, ha augurado un aterrizaje suave de la evolución al alza del precio de los activos. De Guindos también ha puesto el énfasis en los riesgos que se presentan: el mercado inmobiliario y la subida de los tipos de créditos. "Los tipos de interés han estado muy bajos por mucho tiempo, lo que provoca una disminución en las tasas de ahorro, una atracción fatal por el apalancamiento, valoración de los activos y cambio en el perfil riesgo de los inversores, porque aumentan las inversiones con mayores riegos".


Otro de los ponentes, Juan José Toribio, ha definido a la economía mundial de hoy en día como "dinámica y mayoritariamente de servicios, ya que representa un 65 por ciento del total y con tendencia a la globalización", aunque ha precisado que "no vivimos en una economía globalizada, ni mucho menos", y ha calificado la economía como "cíclica, estable en cuanto a precios, desequilibrada, desigual y poco institucionalizada".


Según los pronósticos del profesor, en el año 2050 China podría ser la primera potencia mundial, seguida por EEUU, India, Japón y Alemania; y los sectores estratégicos serán la energía, el cambio demográfico, los riesgos en la estabilidad financiera y cambiaria, así como el impacto de los nuevos players de la economía mundial: China e India, con un tercio de la población mundial.


Fernando Fernández ha dado mucha importancia a la intensidad del ajuste: "Yo creo que hay interrogantes importantes a corto plazo", ha indicado. A su juicio, existen en la actualidad desajustes tremendos, como el binomio ahorro-inversión. Los países ricos no están ahorrando, "los países emergentes son los que están financiando a los países ricos". Una situación que, para Fernández, podría desembocar en "una importante crisis sobre el dólar americano".


El nuevo paradigma, para el profesor, es el exceso de ahorro porque es una decisión racional derivada de dos cosas; la primera, un crédito exportador, que es una estrategia racional de inversión, pero que no es garantía de modelo sostenible; la segunda, la innovación financiera de importar el riesgo de las instituciones de crédito. Fernández también ha puesto la vista en el futuro y ha establecido algunos pronósticos. "Para que China llegue a ser la primera economía mundial, tiene que pasar algo que nunca ha sucedido, que una economía se integre a la economía mundial en una crisis financiera". Además, ha indicado que "España tiene un riesgo asimétrico con América Latina". "Cada vez tenemos que hablar menos de América Latina y tenemos que desagregar por países", ha destacado.