Mesa redonda sobre "la reivindicación de la ciudadanía"

05/11/2009



ha subrayado que "no hay identidades que no sean manufacturadas, ficticias y contingentes" y ha añadido que "el Estado nación es la institución que garantiza hoy los derechos y libertades de las personas". Sin embargo, para el politólogo "el Estado nación sigue encerrando algunos peligros: sigue imponiendo límites para su composición, puesto que no se acepta que cualquiera sea nacional".


"El referente ?"ha señalado?" de toda nación es el pasado, hacer que éste esté presente en la actualidad y proyectarlo al futuro. Vivimos pues sobre un artificio que hay que proteger". En este sentido, Azurmendi ha criticado que "se nos invita a ser diferentes, pero a encontrar algo en común, lo que conlleva ataduras atávicas que desembocan en problemas de libertad personal, como los conflictos lingüísticos".


Ángel Rivero ha apostado por un tipo de ciudadanía que "se ha de reivindicar es la que entraña protección de la libertad individual, participación política, y ejercicio de la libertad individual en el terreno público, de la sociedad civil". Esta reivindicación de ciudadanía "se debe realizar desde un terreno que evite tanto los excesos del ciudadano virtuoso que enajena su libertad individual como el del ciudadano que únicamente valora la dimensión individual y no política de la libertad", ha señalado Rivero.


Junto a la ciudadanía está el concepto de Nación, que para el académico, "es un proyecto de cooperación entre individuos mediante el cual éstos se garantizaban la protección de sus libertades y se comprometen a concurrir a su sostenimiento".


Rodríguez Magda ha apuntado que "los comunitarismos es uno de los principales problemas de un ciudadano en libertad porque éstos reclaman derechos colectivos que se imponen a los derechos individuales". Para la catedrática de Filosofía, "la tendencia actual nos lleva del pluralismo político al pluralismo cultural o multiculturalismo, que es considerado por las principales corrientes de pensamiento como normativamente positivo". La ponente se ha mostrado preocupada del hecho contemporáneo de que "desde el pluralismo hayamos desembocado en el multiculturalismo que,  afirma Sartori, es su negación".