Benigno Pendás: "El Parlamento debe ser <br>la casa de la oposición"

05/11/2009



"El centro derecha se adapta mientras la izquierda juega en el terreno teórico sin repercusión en lo real"

"El multiculturalismo ampara prácticas contra nuestra civilización y va contra el ciudadano libre e igual"


"La libertad se define como la ausencia de coacción y no es, como le gusta Zapatero, la no humillación"


/06.07.2008/
El profesor de Ciencia Política y letrado en las Cortes, Benigno Pendás, ha participado esta mañana en la última jornada del curso "Libres e iguales. El constitucionalismo español" que ha tenido lugar en el Campus FAES de Navacerrada. Pendás ha analizado la evolución del régimen constitucional español y ha subrayado que "los parlamentos están en crisis, pero deben convertirse en la casa de la oposición y no en un lugar predominante del Gobierno que utiliza para halagar la acción gubernamental".


Otro de los poderes del Estado que, según Pendás, ha sufrido una evolución en los últimos años es el Judicial. "Se ha convertido en un protagonista sorprendente. Hay una judicialización de la vida política", ha afirmado el politólogo, para quien esto proviene de la influencia norteamericana.


Ante los cambios que se están sucediendo en los regímenes constitucionales, Pendás ha señalado que "en todas partes los partidos de centro derecha se están adaptando mientras que la izquierda juega en el terreno teórico rememorando la democracia participativa o deliberativa del mundo helenístico". Éstas, para el ponente, "son ocurrencias sin repercusión".


EL MULTICULTURALISMO

El letrado de las Cortes ha advertido de las consecuencias del multiculturalismo. "La gran falacia de nuestro tiempo -ha subrayado- es la multiculturalidad, que ampara prácticas contra los valores de nuestra civilización, es un enemigo del concepto de ciudadanos libres e iguales". Junto a ello, también ha criticado a aquellos que dicen que la estatalizada está en crisis es utilizada por sectores ideológicos concretos, a conveniencia y de una forma completamente errónea.


Los derechos fundamentales del hombre son imprescindibles en una democracia, ha recalcado el ponente, y ha subrayado que "la libertad se define como la ausencia de coacción con el protagonismo de la sociedad civil, y el predominio del Estado de Derecho", pero en ningún caso la libertad es "la no humillación como le gusta decir a Zapatero".


Pendás ha reivindicado el modelo de sociedad en el que vivimos, "con todas sus imperfecciones -ha señalado- vivimos en la sociedad menos injusta de la Historia". Este logro de Occidente se debe, según el autor, a la democracia constitucional. "Hemos dejado de creer en nosotros mismos, o al menos algunos han dejado de creer en Occidente, pero en último término, la libertad basada en el imperio de la Ley es la única forma de vida digna", ha afirmado el profesor.