Mesa redonda "Europa, 20 años <br>después del derribo del muro"

05/11/2009

Mesa redonda "Europa, 20 años
después del derribo del muro"








Alberto Carnero: "Veinte años después de un cambio determinante, la libertad vuelve a estar en crisis".

 

José María de Areilza: "España ni está ni se la espera. Las cien prioridades de Zapatero significan ninguna prioridad"

 

Ramón Pérez-Maura: "Aznar es el primer político europeo al que hemos oído hacer una condena del régimen iraní"

 

Florentino Portero: "Europa no ha contado en la gestión de la crisis económica: no hay visión ni política comunitaria"




/29.06.2009/ La primera mesa redonda del curso "La libertad en tiempos de crisis" del Campus FAES titulada "Europa, 20 años después del derribo del muro" ha partido del cuestionamiento sobre la Europa de hoy, a qué retos se enfrenta y las crisis que está viviendo, además de la económica. Moderada por Alberto Carnero, director del Área de Internacional de la Fundación, ha contado con la participación del periodista Ramón Pérez-Maura; el profesor de Historia Contemporánea y comentarista político Florentino Portero; y el decano de la Facultad de Derecho del Instituto de Empresa, José María de Areilza.

 

Alberto Carnero ha reflexionado sobre el título del curso de internacional y de la mesa redonda del Campus al asegurar que "veinte años después de un cambio determinante, la libertad vuelve a estar en crisis".

 

José María de Areilza, decano del Instituto de Empresa, ha destacado en el inicio de su intervención el habitual error de intentar construir una Europa en contra de EEUU. "Parecía que con la nueva administración se abría una nueva ventana, que se cerró en la visita de Obama de hace varias semanas, en la que se mostró ajeno por completo a los temas europeos". Para Areilza, "estamos en una década sin líderes; tampoco en España, donde la maravillosa presidencia de Zapatero se basa en 100 prioridades, o sea, ninguna prioridad".

 

Turquía ha ocupado gran parte del debate, una cuestión sobre la que Areilza se ha mostrado confiado: "La aplicación de las reglas del juego hará difícil la incorporación de Turquía en breve plazo. Europa no se puede desdecir; el debate, sin embargo, hay que mantenerlo". Areilza ha lamentado la falta de peso de España en la escena internacional al indicar que "España ni está ni se la espera. Las cien prioridades de Zapatero significan ninguna prioridad".

 

Ramón Pérez-Maura, adjunto al director de ABC,  se ha detenido en la política de Obama al asegurar que "Washington preferiría una UE integrada y fuerte que fuera un socio eficaz, y eso no lo estamos viendo", ha apuntado el analista de política internacional. El conferenciante ha subrayado la incapacidad de la Unión Europea para fijar una posición política común: "Irán es un buen referente. Sólo esta mañana hemos oído a un político, español o europeo, a Aznar, hacer una condena del régimen". Pérez-Maura ha calificado la situación actual de la UE como "27 estados miembros y muchos problemas", señalando como el principal "el peligro de autodestrución". El ponente no ha dudado en valorar negativamente una eventual integración: "Sería pésimo. Una unión política exige una unión de valores; la democracia es un valor muy importante, pero no es el único. ¿Si es así, porqué no Marruecos?".

 

Florentino Portero, profesor de Historia Contemporánea, después de calificar como "deber moral" la integración de los países del este tras la caída del muro, ha considerado un signo de los tiempos el hecho de que sea Obama quien realice las intervenciones económicas de su gabinete: "Antes eran los economistas quienes hablaban de economía, ahora son los presidentes. Eso es marketing político. No sabe lo que está diciendo pero es capaz de hacer llegar el discurso". 

 

SUPERAR EL ENSIMISMAMIENTO EUROPEO

A su juicio, la clave de la aproximación a esta cuestión está en el relativismo y la falta de certeza moral imperante en la Europa actual: "Europa se ha hecho blanda y eso afecta inevitablemente a su construcción, que sólo será posible si recuperamos los grandes ideales".

 

Sobre cómo superar ese estancamiento, Florentino Portero ha apuntado la necesidad de imponer una "agenda política ilusionante y realista", que no caiga en el error de presentar como posibilidad inmediata asuntos actualmente inalcanzables como una política exterior común, y que "busque el discurso que una persona normal entiende".