Mesa redonda "La libertad en Venezuela"

05/11/2009



José Herrera
ha introducido las intervenciones de los participantes aludiendo al que califica como auténtico problema de fondo, "la usurpación de las instituciones democráticas, que se materializa en falta de libertad" y ha considerado esta carencia como causante de los "muros de la vergüenza que cercan a los venezolanos".


Julio Borges, fundador y presidente del principal partido opositor a Chávez, ha comenzado su intervención destacando el total retroceso democrático venezolano de los últimos diez años y reclamando que "Venezuela necesita urgentemente importar democracia. Actualmente no hay separación de poderes, el sistema de justicia es inexistente; así se hace hoy política en mi país".


Borges no ha escondido su preocupación por las posibilidades de que este proceso de degradación democrática se produzca en otros países. "Lo que ha ocurrido puede pasar incluso en España. Damos la democracia como algo dado y no es así: el deterioro de la convivencia entre partidos es muy peligroso. Hay un Hugo Chávez a la vuelta de la esquina de cada país". Del vital papel que desempeñan los partidos políticos, ha hablado al referirse al chavismo como una "enfermedad contagiosa" contra la que el único antídoto son unos partidos útiles y eficaces.


Finalmente, se ha mostrado esperanzando de que la conversión al radicalismo de Chávez, "más marxista y más violento", haya traído consigo la ruptura con la sociedad civil venezolana. "Chávez es hoy una minoría en Venezuela. Esa es la oportunidad y hay que aprovecharla mediante la lucha, la resistencia y la convicción".


Marcel Granier, como empresario de la comunicación, ha centrado su discurso en la situación de los medios, cuya situación deriva, a su juicio, de la total incapacidad de Chávez para entender la democracia: "Solamente la Unión Soviética llegó a tener un mayor control sobre la información que el actual régimen venezolano".


A continuación ha cuestionado el papel de los medios en una sociedad no democrática: "La aparente neutralidad y la objetividad dejan de tener vigencia en una situación así. Lo fundamental pasa a ser que los ciudadanos puedan escuchar otras voces plurales al margen del discurso oficial", ha indicado el invitado.


Asímismo, sus palabras han estado dirigidas a las causas que hicieron posible el fenómeno político chavista, entre las que ha querido destacar "la frustración y la decepción que aglutina siempre a los enemigos de la libertad" y al "suicidio político de los partidos mediante la designación de candidatos" no adecuados.


EL POSICIONAMIENTO DE LA IZQUIERDA


Durante su intervención, Yon Goicoechea se ha expresado duramente sobre la connivencia de la izquierda democrática mundial con el régimen chavista, frente al que calla "porque es de izquierdas y olvida que también es militar, como lo era el de Pinochet. No es mejor callar frente a los militares de izquierdas que frente a los de derechas".


El líder estudiantil ha alertado sobre la utilización de símbolos como arma del populismo latinoamericano. "Mientras el centro-derecha sigue teniendo complejos para identificarse como tal, la izquierda ha interiorizado la efectividad de unificarse y unificar el mensaje y de utilizar símbolos, como el Ché o la estrella socialista, que atentan contra la democracia". Goicoechea ha ironizado al respecto: "Se está usando el capitalismo para fomentar el socialismo: el que vende camisetas con la cara del Che lo hace para comprarse unas nike".


A su juicio, el mayor error de la izquierda actual es creer que "lo social está por encima de lo político y ésto, que lo civil". Concluyó apelando a un mensaje que considera clave: "No renunciar a la libertad para conseguir el progreso. Es mi veces mejor que nos roben los votos a que los regalemos; mil veces mejor que acallen a la opinión pública a que ésta no se exprese", ha concluido Goicoechea.