Bo Lundgren: "La izquierda gasta primero <br>y analiza después"

05/11/2009



El ex ministro de Finanzas sueco asegura que "la gestión de la crisis no es cuestión de ideas políticas"

"Es responsabilidad del Gobierno minimizar a largo plazo el impacto de la crisis en los consumidores"


"No hay motivos políticos para salvar un banco, pero hay que salvar el crédito"



/03.07.2009/
El segundo curso del Campus FAES, titulado "Confianza contra la crisis", ha comenzado esta mañana con la participación de ex ministro de Finanzas sueco y actual director general del Tesoro, Bo Lundgren. Miembro del Partido Moderado, la principal formación de centro-derecha en Suecia, ha pronunciado un discurso sobre "Gestión y resolución de crisis bancarias" en el que ha repasado las medidas adoptadas con éxito por su gobierno en la crisis que afectó a Suecia a principios de la década de los 90 y ha establecido paralelismos con la situación mundial actual. "La izquierda gasta primero y analiza después, o ni siquiera entonces", ha afirmado.



Lundgren ha hecho referencia en varias ocasiones a la necesidad de que los gobiernos intervengan "lo antes posible y de manera fuerte". "Se trata de una gestión de crisis pura, no tiene nada que ver con las ideas políticas. Es responsabilidad del gobierno intervenir y minimizar a largo plazo el impacto en los consumidores", ha mantenido en su discurso.


Durante su repaso a la situación de partida sueca, con similitudes con la española en lo que respecta a la crisis inmobiliaria, el experto económico ha asegurado que el objetivo de la acción gubernamental deber ser "evitar, o al menos minimizar, la contracción del crédito. No hay motivos políticos para salvar un banco, pero hay que salvar el crédito". Y ha enumerado con insistencia una serie de tres medidas esenciales: "mantener la liquidez, de lo que son responsables los Bancos Centrales; restaurar la confianza, que es competencia de los Gobiernos; y restaurar la base del capital, ya que si ésta se encoge es el fin".


En su intervención, Lundgren ha defendido una serie de estrategias necesarias para solventar la crisis, entre las que ha destacado la "apertura y transparencia, y en esto la comunicación es fundamental. Si tienes una incertidumbre, tienes un problema", ha afirmado. El ponente ha subrayado también la importancia de los "consensos políticos, que facilitan la salida de esta situación y la aprobación en el parlamento de las medidas adoptadas por el gobierno".


En su opinión, las nacionalizaciones son una posibilidad a la que no hay que temer: "A mi no me gustan las nacionalizaciones, pero hay que saber cuándo es preferible hacerlo con un banco, sanearlo y privatizarlo después". Y ha apostado por que a los accionistas de las entidades ayudadas por los gobiernos, "que son los responsables de la situación", se les haga asumir su responsabilidad y se les pida compensaciones. Hacerlo así, ha dicho, "es una garantía moral. De lo contrario se está dando el mensaje de que en el futuro pueden hacer lo que quieran".


Sin dejar de aludir al componente nacional de la crisis en España, Lundgren ha calificado a EEUU de "epicentro" del colapso económico mundial, como resultado de una "mala política monetaria ?"la codicia hace avanzar, pero en exceso trae consigo situaciones como esta-, errores cometidos por los bancos en la gestión de su capacidad de endeudamiento y errores de los políticos, que tomaron malas decisiones. Han deseado que todo el mundo pudiera acceder a un crédito, pero el mundo no es justo".


"Las crisis hay que evitarlas, pero también preparase para ellas. El capitalismo tiene un precio que hay que pagar, porque en la economía de mercado los individuos a veces toman decisiones erróneas", ha concluido.