Diálogo: "Modelo político e ideológico del socialismo del siglo XXI"

05/11/2009



Guillermo Hirschfeld
ha abierto el debate asegurando que "el socialismo del siglo XXI es una chapuza, y en ese sentido, y en lo sectario, se parece mucho al socialismo español: ambos intentan colocar fuera del sistema al adversario político, cuentan con grupos subvencionados que actúan como aplaudidores y se arrogan el poder de modificar conceptos que describen la realidad" y ha confesado que le "preocupa la deriva" del socialismo español, que responde al "eco del otro lado del Atlántico".


A su juicio, "la democracia exige mucho más que la celebración de meras elecciones, exige Estado de Derecho; ganar no brinda un cheque en blanco para concentrar el poder" en referencia al "cobijo" que da a los regímenes populistas las consultas electorales. Por el contrario, "el socialismo del siglo XXI es un golpe de Estado permanente donde cada acción está destinada a la captura del Estado". "Una cosa es cómo se elige al que manda y otra cuánto manda el que manda", ha afirmado.


Como sistema de valores, ha indicado Hirschfeld, "América Latina es Occidente, pero su historia ha estado permanentemente teñida por intentos de alejamiento del mundo libre y de reivindicaciones de lo exótico como muestra de identidad". En ese contexto, se establece una disyuntiva entre "estamos con la civilización, la cultura, la institucionalidad o estamos con la barbarie" y los enemigos de la libertad y la democracia". "El socialismo del siglo XXI es una pieza clave dentro de ese club" y se sostendrá "mientras haya el dinero, porque de mística tiene muy poco".


En el camino de desentrañar los vínculos entre América Latina y Europa, Xavier Reyes ha apuntado que "el itinerario latinoamericano es ahora más que nunca una advertencia que merece ser atendida", porque la democracia y la veracidad de sus valores "no es tampoco un lujo para Europa". Y se ha referido a España para asegurar que "no me siento en absoluto satisfecho de que, al describir este panorama", los españoles se sientan "tan aludidos" como los venezolanos.


"Lo que sucede en América Latina compromete valores que todo el mundo occidental tiene como suyos. No puede haber una verdad para la política latinoamericana y otra para el resto del mundo" ha denunciado. El profesor del Centro de Estudios de Iberoamérica de la Universidad de Monteávila (Caracas) ha acusado a estos regímenes de "tomar el orden jurídico de la democracia" para "travestirlo" de revolución, dos términos que "no hay manera de conciliar" porque mientras "la democracia se funda en el deseo de entenderse, la revolución lo hace en el de imponerse".


Plinio Apuleyo Mendoza ha puesto apellidos a "este fenómeno subestimado que conduce a una dictadura irreversible" al asegurar que "ver a Castro, Chávez, Morales, Correa y Kirchner defendiendo la democracia es inaudito". "Hay una ignorancia total, el mundo no ha tomado en cuenta este riesgo, pero se están dando pasos hacia la dictadura porque el sistema se va a blindar", ha alertado. En su opinión se han invertido los términos respecto a épocas anteriores: "Antes se hacia la revolución para llegar al poder; ahora desde el poder se está haciendo la revolución".


El escritor colombiano ha acusado a la clase política de haberse "desgastado" y de "recluirse en sí mismo y en sus propios intereses y apropiarse del Estado". "La pasión democrática se diluye a medida que los ciudadanos no se reconocen en los políticos", ha diagnosticado, y ha identificado que la tarea de los "liberales como nosotros" es el "apoyo a la oposición y la presión internacional". El Parlamento Europeo tiene que denunciar este gravísimo riesgo", ha concluido.