España pierde siete posiciones respecto a 2009 en el Índice de Libertad Económica

07/04/2010



Se adjunta documento "Índice de Libertad Económica 2010"
)


En el acto de presentación del Índice han participado Alicia Sánchez-Camacho, presidenta del PP en Cataluña; Jorge Soley, del patronato de la Fundación Burke; Joaquín Trigo, director ejecutivo de Fomento del Trabajo Nacional; y Terry Miller, director del Centro de Comercio Internacional y Economía de The Heritage Foundation.


OPORTUNIDAD PERDIDA


Sánchez-Camacho, en la apertura de la sesión, ha lamentado que "en Cataluña se ha perdido una oportunidad de poder poner fin a la crisis", en relación al pleno monográfico celebrado ayer en el Parlament. La presidenta del PP catalán ha subrayado el momento de "gran vulnerabilidad y debilidad" que vivimos, y ha apostado por "la libertad económica, de empresa y laboral" como los elementos que contribuirán a "crear empleo y riqueza". "Hay dos medidas prioritarias: la reestructuración financiera y la reforma laboral", ha concluido.


Jorge Soley ha defendido que "no existen sociedades libres sin libertad económica. Las libertades están relacionadas y si una se lesiona, se lesionan todas". Soley ha criticado a aquellos que "apoyan un mayor intervencionismo y luego se quejan de que decrece la libertad individual", ya que, a su juicio, "son dos caras de la misma moneda".


Por su parte, Joaquín Trigo ha recordado que "España ha pasado del puesto 31 al 62 en el índice del Banco Mundial que mide la capacidad de hacer negocios y en el del World Economic Forum, sobre competitividad, ha bajado cuatro puestos". Trigo ha lamentado asimismo que "la Administración Pública crece, y crece mucho", y ha ironizado sobre la excesiva burocratización y sobre el hecho de que, en los últimos años, el número de asociaciones, "entre las que se incluyen las ONGs", haya crecido por encima del de las empresas.


EN EL LADO MALO


Terry Miller, durante la explicación de los resultados del Índice 2010, también se ha referido al caso específico español. "España se situó a finales de los 90 en su nivel más alto y ahí se estancó, y eso ha provocado que sea superada" y se coloque, de entre las 20 mayores economías mundiales, "en el lado malo". Miller ha subrayado especialmente la libertad fiscal y la laboral como los dos indicadores en los que España ha experimentado mayores pérdidas porcentuales.


Asimismo, ha manifestado que, a pesar de la crisis, "no hemos visto una pérdida general de fe en el capitalismo". Al contrario, el Índice refleja una relación directa entre "grado de libertad económica y PIB per cápita, prosperidad y mayores tasas de crecimiento", ha asegurado.