Mesa redonda "Lecciones de la crisis de Honduras"

08/07/2010



Navacerrada(Madrid),08.07.10.-
La mesa redonda "Lecciones de la crisis de Honduras", celebrada hoy jueves, 8 de julio, ha cerrado la cuarta y última jornada del curso de Política Internacional del Campus FAES 2010. Moderado por el director adjunto de Relaciones Internacionales de FAES, José Herrera, en el debate han participado Ramón Custodio, comisionado nacional de los Derechos Humanos de Honduras; Eugenio Nasarre, diputado del PP por Jaén, y Ramón Pérez-Maura, adjunto al director de ABC.

"La situación en Honduras no es un problema de ideología; es un problema de democracia", ha manifestado Ramón Custodio al describir los acontecimientos vividos por el país centroamericano desde meses antes del desalojo de Manuel Zelaya del Gobierno. "Desde el Ejecutivo, Zelaya intentaba imponerse a los poderes legislativo y judicial, y esto, y no otro, era lo escandaloso", ha explicado el comisionado nacional de los Derechos Humanos de Honduras. Según sus palabras, "lo que estaba en el centro del debate era la inviolabilidad de la Constitución, que el gobierno zelayista estaba intentando asaltar al plantear una consulta constituyente declarada inconstitucional".

En su análisis de las reacciones de los organismos internacionales a la crisis abierta el 28 de junio de 2009, Custodio ha afirmado que "la OEA tomó una decisión precipitada sin escuchar lo que el nuevo Gobierno de Porfirio Lobo tenía que decir". "No supimos explicar al mundo con tiempo lo que estaba pasando, que la democracia estaba en juego", ha lamentado el hondureño. A su modo de ver, "la resistencia izquierdista es fuerte no en sí misma, pues apenas representa el 5 por ciento del electorado, sino por el apoyo exterior que ha recibido". "La solidaridad internacional es importante, pero hay que saber a quién se le ofrece", ha alertado para concluir.

EL PLAN ZELAYA
El diputado nacional Eugenio Nasarre ha continuado la exposición analizando las reacciones de los diferentes organismos internacionales en relación a la crisis política hondureña y ha firmado que "la UE mantuvo una postura que fue marcada por el Gobierno español y me consta que toda la diplomacia española se activó para ello". "En España se decidió retirar al embajador y se declaró el golpe de Estado inconstitucional haciendo ver que Zelaya era una víctima".

Sin embargo, como el también patrono de FAES ha afirmado, "el mal llamado golpe de Estado fue apoyado por todas las instituciones democráticas del país y los procedimientos seguidos fueron los que estaban establecidos en la Constitución de la República latinoamericana". Además, Nasarre ha aseverado que existen ciertos paralelismos entre Zelaya e Ibarretxe "antes del mal llamado golpe de Estado, Zelaya pretendía llevar a cabo una consulta soberanista ilegal y anticonstitucional como también lo pretendía el Plan Ibarretxe en el 2005".

LA NEGACI?"N COMO BANDERA
Por su parte, el periodista Ramón Pérez-Maura ha asegurado que "el gran derrotado con la salida de Zelaya es Hugo Chávez". También ha insistido en las diferentes reacciones que tuvieron lugar en el ámbito internacional y ha afirmado que "Brasil jugó un papel destacado en la saga de despropósitos que tuvieron lugar". Nunca se había visto una embajada convertida en una base segura desde la que instigar una rebelión contra las autoridades nacionales", ha declarado Pérez-Maura.

Por otro lado, el periodista y escritor ha puesto de manifiesto que "tanto Zapatero como Sócrates defendieron lo indefendible". Y en el caso de España, Pérez-Maura ha afirmado que "la actuación del Gobierno ha sido una de las más penosas de la democracia española y nos hemos alineado del lado de Hugo Chávez, negando el resultado de unas elecciones legítimas que contaron con más del 60 por ciento de participación del electorado". Para terminar, el periodista ha declarado que "ni siquiera nos hizo rectificar de nuestra posición la evolución del Gobierno estadounidense, el cual sí reafirmó la validez y legitimidad de las elecciones hondureñas".