R. Sturm: La autonomía de los länder "no afecta a los ámbitos políticos de mayor relevancia"

09/07/2010



Navacerrada (Madrid), 09.07.10.-
El profesor de Ciencia Política de la Universidad de Erlangen (Alemania), Roland Sturm, ha participado hoy viernes, 9 de julio, en la primera sesión del curso sobre Política Institucional del Campus FAES 2010 acompañado por la decana de la Facultad de Ciencias Políticas de la UNED, Elisa Chuliá. En su conferencia, "La reforma del federalismo en Alemania", Sturm ha analizado los puntos fundamentales del sistema político e institucional de Alemania, y ha afirmado que "los länder pueden decidir por su cuenta cuánto quieren pagar a sus funcionarios, sobre la protección del tabaco o los horarios comerciales, pero esto no afecta a los ámbitos políticos de mayor relevancia".

El politólogo germano ha destacado que el federalismo ocupa un lugar capital en su Constitución, y "no puede ser derogado por el Parlamento ni por los gobiernos", si bien, según ha explicado, "en la actualidad el federalismo es controvertido y las encuestas confirman esta tendencia". Entre las competencias que estos organismos sí han asumido en exclusividad, Sturm ha citado la construcción de universidades y de hospitales así como "la reorganización de las finanzas en unos pocos ámbitos".

Para el experto en federalismo y autonomías, que ha intervenido en primer lugar en el curso sobre Política Institucional organizado por el director de Constitución e Instituciones de FAES, Javier Zarzalejos, las recientes reformas del federalismo han restado transparencia al sistema. "Eligieron en Mundial de fútbol de 2006 para anunciar la reforma, lo cual no tiene mucho sentido si se tiene en cuenta la importancia de la misma", ha afirmado.

PROBLEMAS SIN RESOLVER
A juicio del profesor, la reforma no tuvo éxito considerando sus principales objetivos, uno de los cuales consistía en el desbloqueo de las decisiones en el Bundesrat. "Las leyes de contenido importante siguen requiriendo la aquiescencia de la segunda cámara", ha asegurado. Sturm ha insistido, en este sentido, en que, tras la reforma de 2006, "las leyes que requieren gasto financiero requieren automáticamente la probación del Bundesrat, y son la mayoría, así que el desbloqueo no ha funcionado".

En cuanto a la segunda reforma, llevada a cabo en 2009 y centrada en buscar soluciones al desequilibrio financiero del país germano, Roland Sturm ha señalado que las soluciones se han concretado en la creación de un Consejo de Estabilidad compuesto por supervisores del Estado y de los länder para controlar el gasto. "El Consejo de Estado sólo lanza advertencias, no sanciones; es un órgano extremadamente blando", ha destacado. "Los problemas del federalismo alemán siguen sin resolverse", ha remachado.

CONTROVERSIA CON TC
Por otro lado, el profesor de la Universidad de Erlangen se ha referido al papel que ocupa en el escenario alemán el Tribunal Constitucional, con el que los políticos tienden a evitar cualquier controversia. "En Alemania, el Tribunal Constitucional ocupa un lugar muy importante y los políticos intentan hacer los decretos de forma que no acaben en el Tribunal en ningún momento", ha señalado.

Sturm ha calificado como "primera tensión" del sistema al dictado de la Constitución que garantiza las mismas prestaciones en todo el territorio nacional, y ha destacado la sentencia del Constitucional cuya interpretación descartaba una "aplicación a ultranza" de la ley.

DIFERENCIAS CON ESPA?"A
La decana de la Facultad de Ciencias Políticas de la UNED, Elisa Chuliá, ha destacado, por su parte, que "en Alemania el nacionalismo es el nacionalismo alemán; allí no hay nacionalismos periféricos como ocurre en España". Tras la intervención del politólogo alemán, Chuliá ha puesto de manifiesto que, en Alemania existe una "dinámica autonómica de coordinación". "Los länder quieren tener autonomía en la educación, pero se coordinan para que no haya grandes diferencias. Hay una inercia muy fuerte a la cooperación y la coordinación", ha dicho.

En su intervención, Chuliá ha puesto de relieve igualmente que, en el caso alemán, "la experiencia de 60 años parecen compartirla los grandes partidos, lo cual es una notable diferencia con España". "La tendencia de las encuestas en Alemania que demandan una mayor centralización se ha ido desarrollando a medida que se han visto los problemas de la descentralización. Nosotros tenemos menos años de aprendizaje", ha manifestado.

A pesar de los contrastes entre el modelo institucional alemán y el español, la decana de Ciencias Políticas de la UNED ha subrayado que en Alemania, "la reforma de 2009 estaba planteada sobre la preocupación de poner freno al gasto" y, a su juicio, "esa es una preocupación que tenemos en España ahora y que vamos a tener durante mucho tiempo", de manera que se pueden extraer conclusiones importantes para nuestro país.