Una estrategia energética para España

08/03/2011



José María Aznar
: "La acción política no tiene por qué ser un concurso de ocurrencias. Creo que no debe serlo nunca, y es especialmente dañino que lo sea cuando afecta a un sector en el que España es tan dependiente, como la energía."

"Este trabajo ofrece, tal como dice su título, una serie de "Propuestas para una estrategia energética nacional", que parten de dos premisas tan imprescindibles como hoy arrinconadas:
? Necesitamos una estrategia energética porque la energía exige una visión a largo plazo, y tiene una claro vínculo con las relaciones internacionales, con la competitividad empresarial, el desarrollo industrial y el medio ambiente.
? Y esa estrategia sólo tendrá sentido si es nacional, si involucra a toda España como lo que España es: una gran nación. "

"La importancia estratégica de la energía es hoy de acuciante actualidad debido también a las revueltas contra las autocracias y a favor de la libertad que estamos viendo en un número creciente de países del Norte de África y de Oriente Medio. Por eso no debemos olvidar nuestra obligación de apoyar a los demócratas de esos países para que la democracia y la libertad triunfen. Esto no es sólo un imperativo moral sino que está en nuestro interés político, económico y como garantía de estabilidad."

"Italia y España son los dos países europeos más dependientes del exterior en cuanto al abastecimiento de energía primaria. Rebajar esa elevada dependencia energética debe ser una prioridad estratégica de cualquier política energética de futuro. Porque la seguridad de abastecimiento energético, su continuidad y la diversificación de fuentes constituyen un objetivo irrenunciable y prioritario para la prosperidad de la sociedad española."

"Hay que contar con todas las fuentes de energía y es evidente que las energías renovables tienen su papel en la generación eléctrica. Así lo pensamos cuando dimos el impulso inicial a la introducción de la energía renovable en España. El problema es que los objetivos nacionales han sido superados en más de diez veces debido a la ausencia de controles nacionales. El descrédito que tienen hoy las renovables obedece a la barra libre impuesta al margen de la racionalidad económica."


Manuel Pizarro: "Cualquier anclaje de convivencia que se quiera hacer en Europa, tiene que pasar necesariamente por algo que se dice perfectamente en el informe: la energía es palanca de futuro, es elemento de competencia y es elemento de competitividad para cualquier sociedad que se tenga por conveniente."

"Cuando uno analiza las sociedades abiertas se da cuenta de que aquellas sociedades que creen en la libertad creen en pocas normas, muy claras, y aplicables para todos por igual. Las sociedades intervencionistas, los enemigos de las sociedades abiertas, lo que buscan es una proliferación de normas, mucha intervención del poder público, crear tantos monopolistas como aquellos a los que van dirigidas las normas y en ese monopolio, primar a los amigos y castigar a los enemigos. Esas son las dos formas de llevar a una sociedad. La una lleva a la prosperidad, a la elección, a la libertad, y la otra lleva al racionamiento, a la desigualdad y al final, muchas veces a la corrupción."

"Hay que fijar precios competitivos a la energía. Y el precio competitivo lo da el descargar del recibo todo aquello que no tiene que ver con la electricidad. Estamos pagando todavía el justiprecio por la nacionalización de dos centrales nucleares y estamos viendo subvenciones cruzadas en el recibo, donde hay auténticas exacciones parafiscales ?"porque el recibo lo aguanta todo?" que vienen a indemnizar o subvencionar cosas que no tienen nada que ver con la energía. Eso hay que limpiarlo para que los legisladores puedan, en el estado de ingresos de los presupuestos, ver qué ingresos se piden a los ciudadanos y en la parte de gastos, miren qué queremos subvencionar y en qué cuantía. Sin las subvenciones a las renovables el sistema está en equilibrio. Estamos subvencionando con 6000 millones este sector, y eso son seis veces el ministerio de justicia. No tiene sentido que eso, además, no pase por las Cortes Generales sino que vaya directamente a través del recibo, en un ejercicio de tinieblas que nadie puede controlar. ."

"Un país de calidad, como es España, no puede tener cortes de luz. Y no tener cortes de luz es tener un transporte, una distribución que funcione. En España se tarda 10 años en construir una red de transporte. No hay país que funcione de esta manera. Y por tanto o tenemos una red mayada que funcione, con las conexiones con Francia y con los demás países, o desde luego esto no funcionará. "

"La energía no es un elemento retardatario, no es un elemento de cortes de luz, de prohibiciones, sino que es un elemento de oferta y de palanca de futuro que es lo que se quiere hacer. A ello habrá que llamar a todo el mundo. Un sector donde se invierte a 20 o 30 años va a sufrir o disfrutar (según se piense) de varios gobiernos de signo distinto y, por tanto, esto habrá que pactarlo. Y habrá que pactarlo porque los asuntos pactados al final van mucho más lejos y van mucho mejor. Y Yo creo que el pacto tendrá que ser sobre un documento como este."


Pedro Mielgo: "Se van a cumplir cuarenta años desde la primera crisis del petróleo, el momento en que el mundo se dio cuenta de que la energía ya no era un bien abundante y barato. Hoy, volvemos a experimentar lo que puede representar una nueva crisis energética, en un mundo aún más dependiente que entonces. En estas cuatro décadas, la energía ha ido ganando en importancia y en actualidad es objeto cotidiano de artículos, reportajes, opiniones e informes. E inevitablemente también de la preocupación de los gobiernos y de actuaciones políticas cada vez más amplias y elaboradas. En España no ha faltado la planificación energética indicativa. Sin embargo, el debate energético ha brillado por su ausencia durante décadas. Lo poco que se ha debatido ha estado condicionado por posiciones ideológicas más que por la racionalidad y por el análisis de los hechos y de las opciones realmente disponibles. Como consecuencia de ello, no ha existido una verdadera estrategia energética nacional. "

"En materia de seguridad jurídica, eficiencia administrativa y excelencia supervisora del sector de la energía es necesario clarificar las competencias, en particular en cuanto a la creación de impuestos o tasas y planificación energética, asegurando que el reparto competencial con las Comunidades Autónomas redunde en mayor eficiencia y en la reducción de costes."

"Hay que asegurar la independencia y la capacidad de los miembros de la Comisión Nacional de Energía y del Consejo de Seguridad Nuclear para permitirles hacer frente a los nuevos retos que se les van a presentar en el futuro próximo. También abrir un proceso de revisión y evaluación del funcionamiento de la Comisión Nacional de Energía y de elaboración de propuestas para su mejora y mejorar los procesos de consulta para la discusión de nuevas normas dotándolos de una mayor transparencia y rigor.."

"Para mejorar la eficiencia energética debemos fomentar el desarrollo tecnológico en áreas de interés nacional que muestren potencial para el desarrollo empresarial y que tengan por objetivo ayudar a la reducción de la dependencia energética y a la mejora del ahorro y la eficiencia. Asimismo, sería interesante proporcionar un marco administrativo ágil y transparente que permita la exploración de los recursos petrolíferos y gasísticos potencialmente disponibles en territorio y aguas españolas como las situadas cerca de las islas Canarias."

"Hay que acometer la realización de estudios de prospectiva energética y tecnológica a largo plazo, asegurar el apoyo diplomático a las empresas energéticas españolas que trabajan en el exterior y realizar todas las acciones diplomáticas o de cualquier naturaleza que sean precisas con los países suministradores de energías primarias a nuestro país. Esas opciones combinadas pueden ayudar a mitigar las consecuencias de nuestra dependencia."

Fernando Navarrete: "El informe que hoy presentamos no se queda sólo en el diagnóstico, sino que lanza propuestas concretas para resolver cuestiones energéticas de amplio calado económico y estratégico para el futuro del país, con tres grandes objetivos en su frontispicio: la seguridad de abastecimiento, la protección del medio ambiente y la competitividad y crecimiento económico."

"El catálogo de cuestiones pendientes en España en el ámbito energético es profuso y cada vez más conocido: política energética errática, intervencionista y sin enfoque estratégico a largo plazo; inseguridad jurídica por una política arbitraria. Falta de independencia e injerencia en los organismos reguladores; posición geográfica sin explotar y baja capacidad de interconexión con Francia. Carencia de visión nacional en el ejercicio de competencias energéticas por parte de las Comunidades Autónomas y los entes locales; distorsiones en los mercados que envían señales erróneas de inversión y consumo. Desorden y descontrol en el apoyo a las energías renovables; Elevada dependencia energética exterior. Y lo que podríamos llamar incluso una ideologización tecnológica".

"El informe "Propuestas para una estrategia energética nacional" lanza al debate público 35 propuestas claras y distintas en cinco grandes áreas: 1)mercados más eficientes y competitivos; 2) energía eléctrica sostenible y barata; 3) seguridad jurídica y excelencia supervisora; 4) reducción de la dependencia energética y fomento del I+D, y 5) Visión estratégica e internacional."

"Este informe propone una política energética basada en una estrategia clara y coherente con nuestros objetivos como país, con una clara dimensión internacional y fundamentada en mercados competitivos, con supervisión eficaz y de excelencia."

'Propuestas para una estrategia energética nacional'
Intervención de José María Aznar