El difícil aprendizaje de la libertad

18/05/2011



Mario Vargas Llosa:
Creo que el hecho de que Mauricio y yo hayamos tenido una evolución semejante es lo que ha motivado que él se vuelque con tanto rigor y pasión escribiendo este ensayo. Él vivió ese difícil aprendizaje de la libertad desde la inmersión en la utopía revolucionaria que, cuando yo era joven y Mauricio también lo era, había arraigado profundamente en América Latina y en muchos lugares del resto del mundo

Es algo que vivieron una o dos generaciones. Luego la realidad fue poniendo esto a prueba con hechos tan traumáticos como, por ejemplo, el intento de ponerle una cara humana al socialismo con el descubrimiento de que la revolución cubana no era esa revolución de libertad como creímos al principio, sino que se iba alineando poco a poco en el modelo autoritario y vertical de la URSS, con el descubrimiento de que el socialismo real tenía muy poco que ver con el socialismo de los ensayos, la propaganda y de los sueños

Mauricio Rojas responde a esa idea falsa de que el liberalismo es sólo una doctrina económica y al mismo tiempo nos recuerda que quien es liberal vive inseguro, está siempre dispuesto a mirarse en el espejo y decirse 'algo anda mal'; repite una y otra vez que el liberalismo tiene una maestra primaria y primordial, que es la realidad. La realidad vivida debe decidir si las ideas que llevamos son buenas o deben ser rectificadas o matizadas. Porque no hay doctrina que sea capaz de abrazar completamente a esa cosa diversa que es la experiencia de lo vivido

Esperanza Aguirre: Habría que recomendar este libro a todos los que creen que el colectivismo, el populismo, el estatalismo o la hipertrofia del Estado pueden ayudar al desarrollo y bienestar de las naciones

El impulso cívico y ético inicial de Mario Vargas Llosa sigue estando vivo. Se trata de conseguir que la vida de los más desfavorecidos, mejore. Se trata de poder dar más oportunidades a todos para que pasen de la miseria a la pobreza, de la pobreza a la dignidad y de la dignidad a la prosperidad

La admirable trayectoria ética y política de Mario Vargas Llosa no se ha limitado a mirar los toros desde la barrera. Su compromiso con su primera patria (Perú) le llevó a saltar al ruedo de la política y presentarse a las elecciones peruanas de 1990. También de esa experiencia nos da cumplida cuenta el libro que presentamos. Para un intelectual tan químicamente puro tuvo que ser muy duro embarcarse en una campaña electoral tan dura como aquélla. Pero Vargas no se arredró y se dejó la piel, y la sinceridad y la honestidad de Vargas al presentarse ante los peruanos sin subterfugios y al exponer su programa electoral, puede que no le ayudaran a aganar frente a un populista Fujimori pero estoy segura de que muchos, después, se habrán arrepentido de no haberle votado

De este libro y de la evolución del pensamiento político de Mario Vargas Llosa podríamos estar hablando horas y horas. Porque esta evolución es el gran tema político de nuestro tiempo. El fracaso económico, social y sobre todo moral, es muy importante subrayarlo, de todos los colectivismos y totalitarismos y el triunfo de los movimientos que defienden la propiedad, la libertad, el Estado de derecho, y la economía de mercado es fundamental para el progreso

Mauricio Rojas: El rebelde no es un revolucionario de aquellos que sueñan con paraísos terrenales u hombres nuevos. No, el rebelde actúa por ese hombre que somos, aquel ser imperfecto y limitado, como toda sociedad humana que podamos construir. Pero en ningún caso se resigna a que no seamos lo que sí podemos y debemos ser: dignos, respetados, libres

La vena rebelde de Vargas Llosa ha derivado en lo que ha sido su lucha (más) constante, su verdadero predicamento existencial ya desde la niñez: su oposición férrea, visceral, al autoritarismo, a la tiranía, a la dictadura. Y a sus correlatos inseparables: los patriarcas despóticos, los caudillos, los comandantes-presidente, los führer de todo pelaje y coartada ideológica. Esta oposición no conoce excepciones y va desde el ámbito personal al social

Se trata de algo fundamental, ya que se desmarca y denuncia una tentación suicida de un cierto "liberalismo", no poco común en América Latina, que reduce ese árbol frondoso que es el de la libertad a la economía y que, peor aún, ha estado dispuesto a conculcar, o al menos a no condenar, el sacrificio de ciertas libertades básicas si esto se hace en aras de reformas económicas vistas como liberalizadoras

Pasión por la libertad(http://fundacionfaes.bluecell.es/es/documentos/gotagota/show/01077)
Fotos de la presentación(http://www.slide.com/r/hAokA6ho5j9_TCAb9UBzNCEKFuPW7H6b?previous_view=mscd_embedded_url&view=original)