Puig: "Los ajustes sociales tienen que ser siempre graduales, nunca saltos en el vacío"

07/07/2011



Navacerrada (Madrid), 07.07.11.-
El escritor y periodista Valentí Puig ha pronunciado hoy la primera conferencia del curso de política institucional del Campus FAES. "La sociedad española, tal vez por sus propensiones miméticas, que las tiene, se deja llevar mucho por efectos pendulares. Los ajustes en el orden social tienen que ser siempre graduales, nunca saltos en el vacío, y tienen que tener un objetivo permanente de estabilidad", ha declarado.

En su ponencia "Estado y sociedad civil", Puig ha disertado sobre el papel de la sociedad como instrumento en el marco democrático. "La sociedad española no tiene una opinión pública articulada y sedimentada y sin una opinión pública no existe una sociedad civil sino un conglomerado social", ha lamentado. A su juicio, "en la opinión pública española falla casi todo: la cultura general, el propósito de saber más cada día y la curiosidad elemental por el conocimiento; no hay curiosidad del ciudadano por el funcionamiento de las instituciones".

MALVERSACI?"N DE LA POLÍTICA
Puig ha señalado al Gobierno de Zapatero como uno de los actores principales que han provocado la falta de credibilidad de la política. "Hasta ahora entendíamos que las leyes suelen hacerse a partir de las costumbres. La sociedad adopta una costumbre y luego legisla sobre ella. La diferencia es que el "zapaterismo" ha querido legislar para cambiar o imponer costumbres en el campo de la familia, la ideología de género y en las relaciones entre la religión y la sociedad", ha aseverado.

"El episodio del "zapaterismo" ha representado una malversación manifiesta de la política. La política carece de grandeza y se ha visto restringida a ser un apaño para situaciones imprevistas, un taller de poner parches de bicicleta", ha proseguido.

En este contexto, ha aludido también a las reformas estatutarias iniciadas por el actual Gobierno: "Ir por el segundo estatuto en el caso de Cataluña y en el caso vasco pasar del plan Ibarretxe a no se sabe qué implica un aumento de la entropía del sistema, genera desconfianza y crea una extraña carencia de concordia civil absolutamente innecesaria".

Puig ha centrado sus críticas igualmente en el modelo de relaciones Iglesia-Estado concebido por el Gobierno socialista. En su opinión, "el "zapaterismo" más que pretender especificar más la separación entre Iglesia y Estado ha pretendido que la religión dejara de tener presencia e influencia en la sociedad civil. La falacia ha sido creerse lo primero sin darse cuenta de que la sustancia estaba en lo segundo".

ZOZOBRA DEL PARO
El ensayista ha prestado una atención especial en su ponencia a la crisis como gran protagonista del actual escenario social. Según ha manifestado, "ahora el crédito y la inversión están bloqueados, el paro aumenta con zozobra y han asomado los fallos sistémicos de la economía española. Tenemos retracción y una presencia migratoria que puede llegar a tener efectos de dislocación social. Somos una sociedad más fragmentada, más inconexa", ha explicado.

Puig, que ha criticado la gestión de Zapatero de la crisis económica, ha destacado que "a veces las crisis se convierten en oportunidades pero es cierto que el paro en primer plano destruye reservas inmensas de autoestima profesional y personal".

Antes de concluir, Puig ha retratado la falta de credibilidad de la política española, también en el plano internacional. "La pérdida de peso internacional de España se constata en los procesos de decisión de la Unión Europea, de nuestra influencia en Sudamérica y en otros muchos aspectos que nos van a salir carísimos", ha asegurado al tiempo que ha puesto de relieve el mayor protagonismo de los emergentes: "México ha estado a punto de colocar un director del FMI y a Moratinos le ha ganado la elección [a la presidencia de la FAO] un político brasileño". "Bastantes votos europeos se fueron con el candidato brasileño y abandonaron la candidatura de Moratinos. Eso demuestra que algo se ha hecho mal en política exterior, si alguien lo dudaba", ha añadido.