El reto de la competitividad

23/11/2011



Luis de Guindos:
El problema de la desaceleración económica es, en primer lugar, que dado que hay un volumen de deuda muy elevado en el mundo cualquier mala noticia sobre el crecimiento económico afecta inmediatamente a la percepción de la potencialidad del sector privado y del sector público para pagar la deuda. Esto es lo que está detrás del nerviosismo de los mercados de capitales

El objetivo fundamental de lo que debería ser la política económica es dirigirse a generar la confianza y la credibilidad necesarias para que efectivamente el cierre de los mercados actual se modifique

Lo importante es la corrección de los desequilibrios de la economía española. Hace falta austeridad, que es una prioridad clarísima, aunque no suficiente

La reducción del déficit público es importante porque, si no, no nos van a financiar

Lo más urgente es poner las bases para que efectivamente se genere ese elemento de credibilidad y de confianza sobre la capacidad recuperación de la economía española en los próximos trimestres. Y eso se hace con reformas económicas

España tiene enormes dificultades por su mercado laboral, por la situación del sistema financiero y del sector bancario, tiene dificultades en el ámbito de las administraciones territoriales? Eso desde luego lo estamos pagando ahora

Pero también, y este es el elemento de esperanza, es que hay un margen de mejora notable de la economía española cuando se tomen las medidas adecuadas. Lo importante es mantener la capacidad y la autonomía del futuro gobierno para llevar a cabo las reformas que hay que hacer. Y yo estoy convencido de que esto será así

Joaquín Trigo: La Administración tiene que administrar, tiene que supervisar, no tiene que sustituir al sector privado. Tiene que ser mejor, no mayor, y eso es lo que tiene que hacer por el bien de ella misma y de los ciudadanos

En cuanto al mercado laboral, debemos reducir los costes laborales no salariales y equiparar el coste del despido a la media de la Unión Europea. Ni por encima, ni por debajo, sino en la media

La Administración ha de ser eficaz, y también eficiente. Si no es eficiente estaremos lastrando la recuperación

El precio de la energía tendría que estar en su situación real porque si no podríamos tener un problema mayor de lo que pudiéramos pensar

Deberíamos tener incentivos para que las empresas inviertan

Juan José Toribio: En el contexto económico internacional, ¿es posible una nueva recesión? En las economías avanzadas sí, aunque no es probable, y en las economías emergentes no, pero pueden sufrir por las menores exportaciones y por el menor precio de las materias primas

Los retos de política económica que nos encontramos en el mundo, según nos dice el Fondo Monetario Internacional:

1. La consolidación fiscal, es decir, la necesidad de reducir en los países avanzados los déficits presupuestarios, y de hacerlo no tan rápido como para provocar una recesión y no tan lentament como para crear falta de credibilidad. Esa es la gran discusión. Aunque en España no tenemos esta discusión porque no tenemos tiempo.

2. Sanear los sistemas financieros en muchas partes del mundo. Recapitalizar la banca con dos objetivos: abrir los mercados que están cerrados por falta de confianza e incrementar el flujo de crédito ordinario a la economía mundial.

3. El reequilibrio externo
La Eurozona participa de esa desaceleración y el reto más inmediato procede de las necesidades de financiar a una serie de países que teniendo un déficit presupuestario importante y/o una deuda pública alta, han perdido la confianza de los mercados y no encuentran los recursos necesarios para financiarse

Juan Velarde: El planteamiento del reto de la competitividad es el primer problema que tiene ahora la economía española. Se relaciona con otro asimismo fundamental como es el déficit del sector público, pero este de la competitividad tiene que abordarse de manera inmediata

La tecnología es la condición necesaria, pero no suficiente, para que la competitividad surja. Existen otros factores muy importantes: el capital humano, la independencia y la baratura energética, la adecuada gestión empresarial o la fiscalidad, entre otras

El camino a la competitividad en España es preciso buscarlo por diez senderos:

1. el mercado de trabajo, sobre todo en lo referido a la negociación colectiva.

2. la energía, que debe seguir las condiciones de baratura, abundancia, buena calidad, índice adecuado de eficacia, alto porcentaje nacional.

3. la eliminación de trabajos burocráticos que frenan el desarrollo de la acción empresarial.

4. la puesta en sentido de la libertad de mercado en un grado notable, mayor que el actual.

5. una política de infraestructuras que aproveche al máximo la renta de situación de España.

6. un sistema fiscal adecuado para las nuevas necesidades y concretamente en el impuesto de sociedades.

7. un cambio en el sistema de financiación de las pensiones

8. una radical modificación del sistema educativo

9. una transformación de nuestro sistema científico-tecnológico

10. una toma colectiva de conciencia de que si continuamos sin abordar la cuestión de la competitividad, no encontraremos salida a la crisis que nos acongoja