El miércoles, 3 de julio, en Campus FAES 2013 Albert Boadella y David Gistau disertan sobre el pensamiento libre y la sociedad abierta

03/07/2013

    _ “El pensamiento libre te obliga a estar a la altura, te obliga al conocimiento y a ejercer la libertad”

El miércoles por la tarde se ha celebrado en el Campus FAES 2013 el diálogo ‘El pensamiento libre y la sociedad abierta’ entre el dramaturgo Albert Boadella y el periodista David Gistau. Moderados por el vicesecretario de Estudios y Programas del Partido Popular, Esteban González Pons, ambos han conversado sobre la posibilidad del pensamiento libre en las sociedades actuales; la tiranía de lo políticamente correcto; los movimientos de contestación social en Brasil y en determinados países árabes; y los síntomas de agotamiento del Estado del bienestar.

Boadella y Gistau han coincido en apuntar que “el pensamiento libre te obliga a estar a la altura, te obliga al conocimiento y a ejercer la libertad”. “La libertad es un valor relativo para mi generación porque no se siente como una conquista”, ha lamentado Gistau, que ha considerado que “en Brasil tampoco se están manifestando por la libertad, al contrario de lo ocurrido en las primaveras árabes”. En este sentido, ha valorado el descontento de las movilizaciones brasileñas en términos semejantes a los del movimiento 15-M. “Ambos buscan nuevos cauces políticos que no encajan en el paradigma de la política de siglas”, ha dicho.

Para Boadella, “estos movimientos asamblearios me parecen muy alejados de lo que es una democracia”. A este respecto Gistau ha afirmado que “antes la contestación era constructiva y creadora, pero ahora eso no existe”. En su lugar, ha asegurado, “la nueva contestación es una fuerza nada constructiva que viene a aplanar lo que ya tenemos”. “En Italia, por ejemplo, esa energía se ha utilizado para crear un monstruo que se han desinflado en cuanto ha tocado la institucionalidad”, ha apuntado el periodista.

RELIGIONES LAICAS

En el transcurso del diálogo Boadella también ha apuntado a las “transformaciones sociales” acontecidas en las últimas décadas, y ha subrayado que “hay unas nuevas religiones laicas que se han impuesto, como el nacionalismo”. Gistau ha defendido en este sentido que “la gran artimaña de las sociedades actuales es que se nos permite sentirnos libres, pero orientándonos hacia determinados espacios morales. Se te permite desarrollar un sentido crítico a costa de la soledad y de ser tachado de antiguo, refractario y facha”. “La consecuencia de esto es que hay tendencias costumbristas y culturales que se han vuelto clandestinas”, ha asegurado.

En palabras de Gistau, “el motivo último del descontento social actual es que se ha acabado la sensación de proteccionismo que brindaba el estado del Bienestar”. “El Estado ya no está en condiciones de cumplir ese pacto tácito que firmó con la ciudadanía: que nada malo te podía pasar y que te eximía del duro trabajo de construirte a ti mismo”, ha dicho.