En la presentación del Índice de Libertad Económica 2014, organizada por la Fundación FAES Presentación del Índice de Libertad Económica 2014

10/02/2014

    _ James Roberts: “Cuando la libertad económica aumenta, la economía global se expande y la pobreza disminuye”

    _ Miguel Marín: “El proceso reformista debe ser capaz de devolvernos al sitio que nos corresponde, compitiendo con las grandes naciones del mundo”

    _ La libertad económica mundial ha alcanzado su máxima puntuación en los 20 años de historia del Índice

El secretario de Estado de Comercio, Jaime García-Legaz, ha afirmado durante la presentación del Índice de Libertad Económica 2014 que “España tiene todavía una agenda de trabajo reformista muy importante por delante”. En este sentido, ha afirmado que “el programa nacional de reformas incluirá nuevas medidas y que este Índice es un acicate para que España sea cada vez más libre desde el punto de vista económico”. En la presentación, organizada por la Fundación FAES, también han participado el investigador de The Heritage Foundation James Roberts y el director de Economía y Políticas Públicas de FAES, Miguel Marín.

El documento, elaborado anualmente por The Heritage Foundation y The Wall Street Journal y que en esta edición analiza 178 economías mundiales, apunta que la libertad económica mundial está una vez más en auge y ha alcanzado su máxima puntuación en los 20 años de historia del Índice. “Los resultados ofrecen una firme evidencia del éxito del sistema de libre mercado en el fomento de la prosperidad y el desarrollo humano”, señala el Índice.

Durante su intervención, García-Legaz ha manifestado que “España necesita hacer un esfuerzo adicional de consolidación presupuestaria y de reducción del gasto público pero, básicamente por el reparto y el volumen de gasto, son las comunidades autónomas quienes tienen un recorrido mayor, frente a la Administración General del Estado o las corporaciones locales”. En este sentido, ha indicado que la reciente propuesta de reforma de las Administraciones Públicas va dirigida a “reducir estructuralmente el gasto público y conseguir una Administración más pequeña, más eficaz y más eficiente”.

Por último, García-Legaz ha advertido del desfase de dos años impuesto por la metodología utilizada en la elaboración del Índice, de modo que esta edición de 2014 muestra la realidad hasta junio de 2012, y lo ocurrido en España desde entonces lo reflejará el Índice a partir del próximo año.

MAYOR LIBERTAD, MAYOR CRECIMIENTO
El Índice pone de manifiesto que cuando la libertad económica aumenta, la economía global se expande y la pobreza disminuye, ha explicado James Roberts, investigador del Center for International Trade and Economics de The Heritage Foundation. Por ello, ha animado a fomentarla, “pues conduce a un mayor crecimiento y se traduce en mayor rendimiento” a varios niveles. Los países con mayor nivel de libertad económica, ha explicado, tiene un desempeño sustancialmente superior al resto en aspectos como el crecimiento económico, los ingresos per cápita, el sistema de salud, la educación, la protección del medio ambiente, la reducción de la pobreza y el bienestar en general.

CONSOLIDAR LOS AVANCES
El director de Economía y Políticas Públicas de FAES, Miguel Marín, ha coincidido en valorar que “existe una correlación directa entre libertad económica y prosperidad” y que aquella “no es un concepto etéreo ni mucho menos utópico”. “Cuesta mucho consolidar los avances que reporta un entorno más libre y muy poco derogarlos”, ha advertido Marín, que ha recordado que en España “muchos de los alcanzados entre 1996 y 2004 fueron demagógicamente derogados por el Gobierno socialista”. “La decepcionante respuesta de nuestra economía a la crisis se explica en parte por los pasos atrás que se dieron y que determinaron una economía menos flexible y adaptada al entorno global”, ha subrayado.

Marín ha asegurado que “la historia de las reformas en España ha sido siempre una historia de éxito. Siempre que hemos optado por mayor apertura los resultados han sido positivos”. Por ello, ha afirmado, “esta convicción debe estar presente ahora que se ha puesto en marcha un proceso reformista que debe ser capaz de devolvernos al sitio que nos corresponde, que no es otro que compitiendo con las grandes naciones del mundo”.

IMPULSO RECUPERADO
El Índice de Libertad Económica se publica anualmente con el objetivo de medir el grado de libertad de las economías mundiales. El estudio establece su clasificación atendiendo a diez variables englobadas en cuatro grupos: Estado de Derecho, tamaño del gobierno, eficiencia reguladora y apertura de los mercados. Los países que lideran la clasificación en esta edición son Hong Kong, Singapur y Australia.

La ‘nota’ media de los países analizados es de 60,3, el más alto registrado en las 20 ediciones de historia del Índice. La libertad económica mundial ha mejorado 0,7 puntos el último año y 2,7 desde 1995. El Índice apunta que este avance global es una noticia “especialmente agradable”, puesto que “gran parte del impulso hacia una mayor libertad económica, que se había perdido durante los últimos cinco años, ha vuelto a aparecer” y “ha estado acrecentado por las economías emergentes y en desarrollo”.

En relación a España, el Índice señala que ocupa el puesto 49 en el ránking mundial, con una puntuación de 67,2, lo que supone que en los últimos 20 años la libertad económica española ha aumentado en 4,4 puntos. No obstante, la economía nacional ha retrocedido 0,8 puntos respecto al año pasado. Si bien las variables económicas que se analizan han mostrado cierta mejoría, España sigue por debajo de la media mundial en libertad fiscal y laboral y gasto público.