La Fundación FAES ha presentado el último volumen de su colección Biografías Políticas en el Centro de Estudios Políticos y Constitucionales Javier de Burgos, el reformista ilustrado

07/10/2014

    _ Gay Armenteros, autor del libro, resalta la pertenencia del personaje a una de las mejores generaciones de la Ilustración española, la más racional y europea

    _ Tomás Ramón Fernández destaca la relevancia de la división provincial que puso en marcha para ejercer de modo razonable y sistemático el poder del Estado

La Fundación FAES ha presentado el martes 7 de octubre el libro De Burgos, el reformista ilustrado, quinto volumen de la colección Biografías Políticas que publica su editorial, Gota a Gota. En el acto, el autor de la obra, el catedrático de Historia Contemporánea en la Universidad de Granada Juan Gay Armenteros, ha definido a De Burgos como “una figura compleja que no solo fue administrativista sino también literato y político de primer orden”.

Para el autor de la biografía de Javier de Burgos, éste “pertenece a una de las mejores generaciones de la Ilustración española, que se caracterizó por la racionalidad”. Gay Armenteros ha explicado, asimismo, en su exposición, que el “afrancesamiento” del pensamiento político de De Burgos no era en absoluto negativo, pues “los afrancesados eran gente muy preparada y les atraía sobre todo la lectura conservadora que hace Napoleón de la Revolución francesa”.

De la principal obra política de De Burgos, la división provincial de España, Gay Armenteros ha explicado que la razón de la misma no era solo administrativa sino que “perseguía el principio de que los ciudadanos españoles fueran todos iguales. Javier de Burgos actuó con un criterio puramente liberal”.

DIVISIÓN PROVINCIAL
Por su parte, el catedrático de Derecho Administrativo de la Universidad Complutense de Madrid Tomás Ramón Fernández, ha reivindicado la figura de Javier de Burgos, al que ha calificado como un “ilustrado, conservador y afrancesado” al que hoy definiríamos como un “tecnócrata que puso por delante la reforma de la Administración a la reforma de la política”. Asimismo, ha situado a De Burgos como el creador de “los inicios del Estado contemporáneo”.

En este sentido, Fernández ha subrayado la relevancia del Decreto de división provincial que De Burgos puso en marcha, “dividiendo el territorio para ejercer de modo razonable y sistemático el poder del Estado”. “Lo impresionante en él –ha añadido- es justamente esa idea de la omnipresencia de la Administración en el sentido funcional y territorial. Tiene que ocuparse de todo para descubrir lo que ha que hacer y llevar a cabo lo que debe hacerse para promover el bien público”.

La presentación del libro ha tenido lugar en el Centro de Estudios Políticos y Constitucionales y en ella han intervenido, además, el director del Centro, Benigno Pendás, y el director de la colección Biografías Políticas, Manuel Álvarez Tardío. Este último ha asegurado que la obra “nos ayuda a comprender lo importante que es el Estado para hacer posible nuestra libertad y el pluralismo”. Javier De Burgos, ha subrayado, “supo comprender muy bien lo importante que era afianzar las instituciones para construir un espacio de libertad, movilidad y competitividad en España”.

Por último, Benigno Pendás se ha definido como un “entusiasta del modelo provincialista” y, en este sentido, ha valorado el papel de Javier de Burgos a la hora de vertebrar la España interior, “la provincia como entidad local y como circunscripción estatal ha sido un éxito”, ha asegurado.

LA OBRA Y LA COLECCIÓN
De Burgos, el reformista ilustrado repasa la trayectoria de Javier de Burgos (Motril, 1778 – Madrid, 1848), que constituye un ejemplo, como indica el título de la obra, de político reformista e ilustrado español. El libro recoge una vida que se desarrolló en un tiempo complejo y difícil, en el cruce de dos siglos y dos épocas que dan forma a la historia contemporánea: la era de la Ilustración y la era de las revoluciones liberales.

Su trayectoria política queda marcada por su condición de afrancesado. Tomó partido por José I Bonaparte y fue nombrado alto funcionario de la monarquía josefina en Almería y Granada. Su reformismo ilustrado de base y su evolución hacia el campo del liberalismo moderado, cercano a la posición de los doctrinarios franceses, le llevaron a asumir tanto la crítica a la monarquía absoluta como a la estrategia revolucionaria de los liberales más radicales, para los que, sin embargo, no dudó en pedir la amnistía a Fernando VII.

Nombrado ministro de Fomento en 1833, a su preocupación por modernizar la organización administrativa del Estado debemos la división provincial de España, que ha llegado hasta nuestros días.

Con esta publicación, FAES continúa con su propósito de difundir la obra y el pensamiento de las figuras más relevantes de la tradición liberal-conservadora española y de acercar el género del ensayo biográfico a un público no exclusivamente académico interesado en la historia política de España. La colección Biografías Políticas, dirigida por el historiador Manuel Álvarez Tardío, pretende mostrar la existencia de una línea de continuidad en la defensa de la libertad y el progreso por parte de los liberal-conservadores españoles, y contribuir así a plantear la historia política de la España contemporánea de forma sensata y plural. Los cuatro primeros volúmenes fueron dedicados a Antonio Cánovas del Castillo, por Carlos Dardé; Antonio Maura, de José María Marco; Francisco Silvela, de Luis Arranz Notario; y José Canalejas, por Salvador Forner.