“LOS PACTOS SERAN TANTO O MÁS DIFICILES QUE ANTES. LA DIFERENCIA ES QUE NO PUEDE HABER TERCERAS ELECCIONES” Entrevista a Javier Zarzalejos, Secretario General de FAES

17/06/2016

Susana Salvador, Diário de Notícias, Portugal, 17.06.16

 

Entrevista de Susana Salvador, Diario de Noticias, Portugal, 17.06.16

  • Ex brazo derecho de José María Aznar en La Moncloa, Javier Zarzalejos estuvo en Lisboa hablando de las elecciones españolas en el IDL – Instituto Amaro da Costa

Seis meses después los españoles están preparados para ir nuevamente a las urnas. ¿Quién fue el culpable de no haber sido capaz de formar un gobierno después del 20 de diciembre?

Es un ejercicio bastante estéril estar pensando quién tuvo la culpa, serán los votantes quien tiene que decirlo. Lo importante ahora es saber que estas elecciones no versarán sobre grandes cuestiones ideológicas sino sobre la posibilidad de formar gobierno y cuál es la fórmula que permitirá gobernar España.

Pero es eso lo que falló. Nadie consiguió llegar a esta fórmula, incluso el acuerdo entre Pedro Sánchez (PSOE) y Albert Rivera (Ciudadanos,) no fue suficiente. ¿Qué puede cambiar ahora?

Creo que tanto Sánchez como Rivera demostraron una falta de capacidad de compromiso y de pacto de quien podía gobernar que era el PP. Lo que está claro es que tenemos un sistema de cuatro partidos que, si no hay capacidad de diálogo, se colapsará. Los acuerdos son complicados porque todos tenemos que dejar algo atrás. Pero tenemos que enfrentarnos al diálogo de una manera razonada y razonable, y que este diálogo se lleve a cabo con el partido sin el cual no se pueden formar mayorías de gobierno sólido, el PP.

El ex Primer Ministro José María Aznar, Presidente de FAES, criticó la estrategia de Rajoy y la polarización con Podemos que aliado a Izquierda Unida está subiendo en los sondeos….

Aznar no habló específicamente de estrategia del PP, porque la polarización no es algo que se pueda atribuir exclusivamente al PP. Aznar lo que hizo fue demostrar su preocupación por una situación tan polarizada que hará muy difíciles los pactos de gobierno y de diálogo. Algunas veces algo que puede ser bueno el día 26 no es tan bueno el día 27. Será necesario dialogar y al final lo importante es que el diálogo se haga sobre los pilares del sistema constitucional y no en la referencia de un partido que es antisistema como Podemos.

¿Existe preocupación en el PP con esta subida de Podemos?

Sí existe. Por lo que significa Podemos y en otros sectores porque supone el colapso del PSOE y la pérdida de supremacía socialista dentro de la izquierda. Eso es preocupante. Pensar que hay un PSOE que puede terminar “pasokisado”. El PASOK griego con su apoyo a la Nueva Democracia y al programa de reformas y austeridad acabó colapsado. Esta es otra perspectiva para el sistema.

El PSOE que según los sondeos puede ser el tercero…

Pienso que hay dos cosas que se pueden afirmar con bastante seguridad. Una es que el PP será la fuerza política más votada y, segunda, que Podemos será la primera fuerza de izquierda en votos y tal vez en diputados. Esta es una situación nueva y hace que todo sea más inseguro de lo que fue el 20 de diciembre.

¿Quién va a ceder?

Pienso que los pactos van a ser tan o más difíciles que antes. Sólo hay una diferencia: no puede haber terceras elecciones. En ninguna cabeza razonable cabe la posibilidad de tener que forzar a los españoles a unas nuevas elecciones, estoy convencido de que habría una especie de motín cívico. Esto abre todo un conjunto de especulaciones que van desde un gobierno de izquierda con Podemos y PSOE, a un gobierno del PP con el Primer Ministro investido con la abstención del PSOE y Ciudadanos.

¿Cree que es imposible una gran coalición entre el PP y PSOE?

Sí, creo que es imposible una gran coalición a la alemana. Lo que puede haber es un gobierno del PP con apoyos más o menos puntuales y la abstención del PSOE y Ciudadanos en el momento de la investidura o la suma de la izquierda del PSOE con Podemos y los nacionalistas.

Pero, según los sondeos, ese gobierno de izquierda sería ahora liderado por Pablo Iglesias…

Es una situación paradójica. Tendremos el PSOE más débil de la historia y, sin embargo, vamos a tener un PSOE con una capacidad de decisión muy importante. Será extraño que el PSOE rechace una gran coalición con el PP y asuma una coalición con Podemos, sabiendo que Podemos no es solo lo que se ve sino lo que esconde, una agrupación de fuerzas políticas muy diversas. El cálculo estratégico de Pablo Iglesias es ese. Que solo un PSOE que quede por detrás de Podemos tendrá, en palabras de Iglesias, que elegir entre apoyar a Podemos o suicidarse políticamente apoyando al PP.

¿Y Ciudadanos qué papel representa en medio de todo esto?

Ciudadanos es un enigma que quitó muchos votos al PP pero más al PSOE. Es un partido con resultados por debajo de lo que se esperaba y creo que el objetivo de ellos es ahora mantenerse a salvo. Ciudadanos lucha contra sí mismo, lucha contra su posicionamiento. Contra un discurso político que en la campaña anterior dio señales de ser limitado. Es decir, no se puede hablar solo de temas de corrupción y de Cataluña, que ahora es secundario en la opinión pública española. Son necesarias otras propuestas. Estas no serán las elecciones de la corrupción del PP.

Pero la corrupción costó votos...

Sí, costó miles de votos. Pero el electorado que quedó es muy leal y muy coherente con el avance de Podemos. Creo que hay poco petróleo para sacar de este pozo.

Rivera dice que no hará acuerdos con Rajoy, pero no excluye el PP. ¿La salida de Rajoy es una posibilidad?

No me parece razonable que un diálogo empiece negando al interlocutor, y Rajoy es el líder del PP y lo seguirá siendo. Hay que ir con mucho cuidado en el momento de hacer ciertas imposiciones que den lugar a un gobierno inestable. Creo que el electorado tomará nota.