ANÁLISIS FAESEl Movimiento Cinco Estrellas y el desafío de la política real: el caso de Roma

16/09/2016

"A pesar de que solo han pasado un par de meses desde la espectacular victoria del Movimiento Cinco Estrellas (M5S) en las elecciones municipales de Roma, el partido de Beppe Grillo se encuentra sumido en plena crisis de gobernanza en el ayuntamiento de la capital italiana. En general, el éxito en las elecciones municipales de junio, donde el M5S también conquistó la alcaldía de Turín, confirmó al M5S como la primera fuerza de oposición en Italia. Del mismo modo, la victoria de Virginia Raggi en Roma supuso un aldabonazo para quienes consideran al M5S un actor político pasajero. Sin embargo, el mismo éxito electoral marcó el comienzo de la llamada “crisis de Roma”.

La crisis del ayuntamiento de Roma encuentra su origen en el caso de Paola Muraro, asesora de asuntos medioambientales del gobierno Raggi a la que la prensa ha puesto en el ojo del huracán al conocerse que estaba siendo investigada por conflicto de intereses desde julio, antes incluso de ser nombrada. Del mismo modo, el nombre de Carla Romana Raineri, jefa de gabinete de Raggi, saltó a las primeras páginas de los periódicos cuando se hizo público su sueldo. Pues se trata de un salario que supera, con creces, el de cualquiera de sus predecesores en el cargo. Sueldo que han denunciado hasta los miembros de su propio M5S. Se trata, por tanto, de hechos que chocan de frente con los principios de honradez y austeridad que el M5S ha predicado y que ponen la discrecionalidad en los nombramientos del movimiento de Grillo frente a la crítica de la opinión pública de la que se dicen portavoces.

Lo que estos casos particulares han sacado a la luz son las dificultades a las que se enfrenta un movimiento político que se inspira en el concepto de democracia directa cuando pasa de ser fuerza política de oposición a fuerza de gobierno. Momento en el que el concepto de representación política deviene problemático y contestado. En general, el discurso del M5S se ha construido oponiendo al ciudadano a los llamados “poderes fácticos” y a la vieja política –entendida como lugar de mediación y, por ende, de mal gobierno–, a la par que ha ensalzado un ideal de democracia directa que en las sociedades contemporáneas, postulan, debe lograrse mediante el uso de las nuevas tecnologías de la información con el fin de reducir la distancia entre los ciudadanos y sus representantes.

De hecho, con la conversión del movimiento en fuerza de gobierno local los problemas políticos y organizativos no han dejado de crecer. Algunos representantes del M5S han declarado que para realizar los objetivos programáticos del movimiento consideran necesario un espacio mayor de autonomía, mientras que otros miembros han decidido dejar el movimiento directamente. Como resultado, la crisis del M5S en Roma condujo en primer lugar a un enfrentamiento interno en el movimiento entre los miembros electos y los fundadores y, en segundo lugar, a la creación de un órgano colegiado en el partido –llamado “el directorio”– con el objetivo de monitorizar las actividades de los representantes elegidos y fiscalizar la observancia de las normas del partido.

Lo interesante del caso del M5S en Roma es que para compensar la insuficiencia de los procedimientos de democracia directa de los que el movimiento hace gala, se ha producido un aumento del peso político del órgano central del partido. Por lo tanto, para superar las deficiencias que achaca a la democracia liberal representativa el M5S recurre a los procedimientos de la democracia de partido, los cuales, históricamente, encuentran su origen en los procedimientos mismos de la democracia representativa. En este sentido, resulta paradójico que un partido que dice inspirarse en la democracia directa termine corrigiendo su rumbo organizativo recurriendo a la democracia de partido, concebible como el último estadio evolutivo de la democracia liberal y representativa. Sin duda esta solución es muy peculiar para un sujeto político que siempre ha declinado la etiqueta de partido político y llamó a su principal fuente de organización interna un “no-estatuto”.

A la espera de ver si el M5S puede superar definitivamente esta delicada fase de su historia política, una interpretación de los acontecimientos recientes es aquella que pone sobre la mesa la compleja relación del M5S con la vida democrática, confundida entre la concepción de democracia directa, la del partido y la representativa. En todo caso, el aterrizaje del M5S en la política real nos ofrece una información exclusiva y valiosa sobre las complejas dinámicas de institucionalización que los movimientos y partidos que parten de un discurso crítico con la democracia representativa desarrollan". 


Massimiliano Malvicini es politólogo. Escuela Cesare Alfieri de la Universidad de Florencia