ANÁLISIS FAESElecciones legislativas en Rusia, por Mira Milosevich

21/09/2016

El resultado de las elecciones legislativas celebradas en Rusia el pasado 18 de septiembre indica que la Duma estará compuesta de los mismos partidos de la legislatura anterior: Rusia Unida (343 escaños de los 450 de la Duma), recupera la mayoría absoluta que había perdido en 2011, a expensas de otros partidos. El Partido Comunista ha obtenido 42 escaños, el Partido Demócrata Liberal, de signo ultra nacionalista, 39 escaños, y Rusia Justa, 23 escaños. Otros diez partidos que han competido en los comicios, entre ellos los partidos liberales PARNAS y Yabolko, no han conseguido el 5 por ciento de los votos necesarios para entrar en la Duma.

La rotunda victoria del partido oficialista Rusia Unida (RU) es el resultado del control del sistema político por el régimen autocrático de Vladimir Putin, que se endureció después de las protestas masivas por el fraude electoral en las elecciones legislativas de 2011. Durante 2012, el Kremlin aprobó una serie de leyes para restringir la actividad de los partidos políticos de oposición, ONG y “agentes extranjeros” con fin de limitar la competitividad política. Pero hay otros factores importantes que influyeron en el éxito de RU: el papel personal de Putin en la campaña electoral, la incapacidad mostrada por los partidos de la oposición para capitalizar el descontento popular (tanto en 2011, durante las manifestaciones en contra del gobierno, como recientemente, ante el empeoramiento de la situación económica), y la apatía política de la mayoría de los ciudadanos rusos, que están convencidos de que el gobierno actual no transferirá su poder a través de las elecciones (solo el 47,81 por ciento del censo ha votado. En 2011 fue un 60,21 por ciento).

Entre estos factores cabe destacar especialmente el papel personal de Vladimir Putin, que nunca ha sido miembro de RU, pero sí tres veces su candidato a las elecciones presidenciales. Para la gran mayoría de los rusos, Putin es un símbolo de la perfecta unión entre política exterior (encarnando la nostalgia del poder imperial de Rusia y la aspiración a recuperar el estatuto de gran potencia) e interior (como garante de la estabilidad económica y política). Su papel en la campaña ha sido clave, por aparecer como un actor capaz de adaptarse a las realidades actuales (crisis económica) y cumplir los objetivos del régimen (mantenerse en el poder). En este sentido, la victoria de RU abre la precampaña de las elecciones presidenciales, en las que lo más probable es que Vladimir Putin sea candidato por cuarta vez. Hasta entonces el objetivo principal del Kremlin es preservar el poder actual del presidente, de las élites políticas y de los oligarcas, sin hacer reformas sustanciales.

En lugar de reformas, en los meses previos a las elecciones parlamentarias Putin destituyó a algunos de sus amigos personales: Igor Sechin (viceprimer ministro), Vladimir Yakunin (presidente de las líneas ferroviarias estatales), Sergéi Ivanov (jefe de su gabinete) y nombró a personas de la oposición oficial como gobernadores de algunas regiones de Rusia. Las destituciones y correlativos nuevos nombramientos (de gente más joven y competente) demuestran que la lealtad personal y la amistad con el presidente ya no son factores fundamentales para mantenerse en el poder. Estos cambios se deben al aumento de la desconfianza del presidente ruso hacia sus más cercanos colaboradores. Su giro “geopolítico” en política exterior condiciona una mayor dependencia de los militares y de los miembros de los servicios de seguridad, así como la decisión de introducir más profesionales y tecnócratas en el gobierno, porque la crisis económica exige gente más profesional.

El incremento de la represión después de 2011 trajo la victoria a Rusia Unida. Queda por ver si este maquillaje del régimen puede traer la victoria a Vladimir Putin en 2018. Por ahora, la victoria de Rusia Unida en las elecciones legislativas ha respaldado sus políticas actuales.


Mira Milosevich es analista de FAES y profesora de Relaciones Internacionales de IE University