No hemos venido a llorar*

10/02/2015

¿Quién asesinó a Joseba Pagazaurtundúa? ¿Por qué? ¿Para qué? Nosotros pocos, felices pocos, banda de hermanos, no lo olvidaremos jamás. Pero hay muchas personas en España con la memoria corta y el ánimo lánguido.

A Joseba lo asesinaron los oscuros cofrades de los que ahora gobiernan en Andoain, y en San Sebastián, y en tantos otros pueblos del País Vasco. Lo hicieron porque defendía limpiamente una España de ciudadanos libres e iguales. Lo que buscaban era socializar el sufrimiento para derrotar a la democracia. Para derrotar a la España necesaria que juntos habíamos hecho posible. Esa es la historia. Y así la seguiremos contando, contra el olvido y contra ese tacticismo político que no sirve ni a la moral ni a los votos.

Pero además haremos otra cosa. Os lo propongo desde la convicción de que sólo dependemos de nosotros mismos. Derrotemos el sufrimiento. Que la memoria de nuestros héroes no sea asidero de melancolía, sino estímulo de una nueva energía política. Dejemos los lamentos y las disputas estériles. Digamos la verdad. Denunciemos a los cómplices y a los cobardes. Seamos exigentes con el Estado y con nosotros mismos. Y trabajemos juntos. Reagrupémonos cívica y políticamente en torno a la Constitución porque ella garantiza la libertad, la igualdad y la convivencia de los distintos. Y sólo reformemos la Constitución si es para defenderla. Proclamemos que en democracia no todas las ideas son aceptables y que tan abyectos como los medios terroristas son los fines totalitarios.

Ese es nuestro desafío: ser militantes de la democracia y hacer de España una democracia militante. Es decir, adulta.

No hemos venido a llorar, sino a celebrar. No queremos resistir, sino ganar.



* Este texto fue escrito el 8 de febrero de 2015 para el acto de homenaje en memoria de Joseba Pagazaurtundúa. www.elbuzondejoseba.com