Bolivia: referéndum innecesario

22/02/2016

Entre las elecciones nacionales del 2014 (Presidente, Senadores y Diputados) y las Subnacionales (gobernadores, Alcaldes y Concejales), el partido del presidente Morales tuvo una merma de más de 1.200.000 votos y la pérdida de bastiones importantes como los de La Paz, El Alto y la Alcaldía de Cochabamba, mientras se mantenía su imposibilidad de ganar Santa Cruz y Tarija.

 

Estas fueron las razones del porqué se convocó a un innecesario Referendo para modificar la Constitución con el objetivo de habilitarse para las elecciones del 2019; había que asegurar la todavía “lealtad” de sus votantes a un año de su gestión, ante el peligro de que más adelante no logre conseguirlo.

 

Independientemente de cómo salga (escribo el día del Referéndum*) creo que el presidente terminó de partir al país; ya no es la brecha abierta entre Oriente y Occidente (tradicional puja regional) sino que esta vez este es un asunto de vecinos contra vecinos, de familias contra familias; el Referendo tan innecesario como ilegal nos puso a los bolivianos unos contra otros, sólo por el cálculo político y las ansias de poder de gobernantes y políticos que no se detienen ante nada con el fin de mantener un poder que ahora ya se lo sabe corrupto, además de despótico.

 

* Nota del editor: Al cierre de la edición de este Análisis, la negativa a modificar la Constitución se impondría en Bolivia con un 65,46% de los votos, con el 21,75% del escrutinio realizado.