Claves de la crisis económica: ¿es esta una crisis global?

Share on facebook
Share on twitter
Share on email
Share on whatsapp
Share on linkedin

Navacerrada (Madrid), 30.06.12.- La segunda jornada del curso de Economía del Campus FAES 2012 ha finalizado esta tarde con la mesa redonda ‘Claves de la crisis económica: ¿es esta una crisis global?’, en la que han participado el secretario de Estado de Comercio y patrono de FAES, Jaime García-Legaz; el director general del Instituto de Estudios Económicos, Joaquín Trigo; el vicesecretario general de Asuntos Económicos, Laborales e Internacionales de la CEOE, Alberto Nadal, y el Premio Príncipe de Asturias de Ciencias Sociales y patrono de FAES, Juan Velarde.

El secretario de Estado de Comercio, Jaime García-Legaz, ha analizado al inicio de su intervención el escenario económico actual desde un enfoque internacional: “la crisis pudo ser global, llegó a serlo, pero hace algún tiempo ha dejado de serlo. Es hasta cierto punto una crisis norteamericana y sobre todo una crisis genuinamente europea. En muchas áreas del mundo la palabra crisis no se pronuncia; o bien ya no existe o bien nunca han llegado a sentir sus efectos”, ha explicado. A su juicio, “la misma crisis financiera puede generar daños incalculables en unos países y apenas generar daños en otros”. El primero es el caso de España, que “tenía todas las condiciones para sufrir los daños del huracán financiero”, ha lamentado.

El responsable de la Administración comercial del Estado ha mantenido que “una tentación frente a la pérdida de peso económico, en una situación de crisis, es querer mantener el nivel de vida con deuda. A nadie le gusta reconocer que tiene que bajar su nivel de vida porque las circunstancias económicas han cambiado, es difícil de asimilar”. “La tentación es siempre mantener ese nivel de gasto recurriendo al endeudamiento”, ha subrayado en referencia al caso español. En este sentido, ha recordado que “los que estaban en el gobierno en 2008, además de llamar catastrofistas y agoreros a quienes advertían de las consecuencias del déficit exterior y de la balanza de pagos, decían ‘no pasa nada, estamos en una unión monetaria y uno tiene acceso ilimitado al crédito y puede endeudarse todo lo que le dé la gana’”.

“España ha vivido muy por encima de sus posibilidades durante muchos años. Gastábamos un diez por ciento más de lo que nos podíamos permitir, hemos acumulado una deuda enorme y ahora hay que devolverla con sus correspondientes intereses. España necesita producir más, trabajar más, trabajar mejor y gastar menos; necesita generar un superávit de la balanza de pagos, lo que significa gastar menos que lo que produces. Los próximos años no podemos salir sino gastando menos y produciendo más. Tenemos que empezar a devolver nuestra deuda, lo que no se consigue solo generando ahorro neto sino también vendiendo activos inmobiliarios y empresariales”, ha concluido.

REFORMA LABORAL ADECUADA
Por su parte, el vicesecretario general de Asuntos Económicos, Laborales e Internacionales de la CEOE, Alberto Nadal, ha afirmado que “una buena política económica acorta los años de recuperación”. “Ahora lo que tenemos por delante son años de recuperación de competitividad, de desapalancamiento y años de ajustes del sector público”, ha añadido. Nadal ha señalado asimismo que la reforma laboral llevada a cabo por el Gobierno “es la respuesta adecuada, porque ha roto la dualidad y el conglomerado de la negociación colectiva”, aunque “solo es la primera capa de pintura que hay que dejar secar para ver el resultado”.

A su juicio, “la crisis sí es global y viene, en parte, de fuera, pero son las características propias españolas en términos de sector público, de mercado de trabajo y de mercado inmobiliario” las que hacen que sea “especialmente dura para España y sus desequilibrios especialmente grandes”. “La peor herencia de José Luis Rodríguez Zapatero es la perdida de la triple AAA del Tesoro español”, que “era el único agente económico que “ofrecía posibilidades de financiación”, ha subrayado Nadal.

RESPONSABILIDAD EMPRESARIAL
Joaquín Trigo ha afirmado durante su intervención que “se nos dijo que el sistema bancario español era el más sólido del mundo, pero nadie vio los informes”. A esta circunstancia, el director general del Instituto de Estudios Económicos ha añadido como problemas radicados en el origen de la crisis “el excesivo gasto público, las trabas para la creación de empresas y que se nos dijo que teníamos la juventud mejor formada de la Historia de España, cuando no se puede generalizar a juzgar por las tasas de abandono escolar”.

Trigo también ha aludido a la responsabilidad de las empresas, que “nos hemos ganados la crisis a pulso, aunque no haya que dejar de apuntar a otros culpables”. A este respecto, ha alentado a cambiar la mentalidad empresarial, desde la formación profesional hasta la organización interna y la motivación de los empleados. Como recetas para aumentar la competitividad, Trigo ha afirmado que “se necesita algo nuevo, que se llama alianzas empresariales, que no se hacen por falta de tradición y miedo, de modo que las empresas españolas saben competir pero no colaborar; así como competencia interna”.

Finalmente, el premio Príncipe de Asturias de Ciencias Sociales, Juan Velarde, encargado de moderar la mesa, ha asegurado que España tenía cinco opciones en esta crisis económica: “realizar un duro ajuste para restablecer la capacidad competitiva; una quita de la deuda; abandonar el euro; esperar a que se aclare la unificación política y fiscal de Europa o apostar por una Europa a dos velocidades”, y ha celebrado que “España ha optado por la primera opción porque realizar con éxito un durísimo ajuste es lo único que nos salva”.