Javier Zarzalejos e Ivan Vejvoda han inaugurado hoy el área internacional de la segunda jornada del Campus FAES 2022: Europa después de la invasión rusa de Ucrania. Javier Zarzalejos ha manifestado que “no debemos tener miedo a nuestro propio éxito frente a Putin” puesto que “sería mucho más difícil tratar con una Rusia victoriosa” y el conflicto “no solamente nos afecta como consumidores de energía sino como ciudadanos libres”.

Carlota García Encina, Juan Tovar, Michele Testoni Y Mira Milosevich

Nicolás Pascual de la Parte, Florentino Portero, Ignacio Cosidó y Mira Milosevich

Jade McGlynn, James Sherr, Anna Korbut y Mira Milosevich

El vicepresidente de la Fundación FAES, Manuel Pizarro, ha inaugurado hoy el Campus FAES 2022: Hablamos de Europa Europa después de la invasión rusa de Ucrania. En su intervención ha asegurado que “el euro sin arrope institucional no puede funcionar. De ahí los requisitos de Maastricht que no son aleatorios. Todos aquellos que no tengan un déficit controlado, una deuda controlada y una convergencia económica, no pueden mantener una moneda única”. “O hay un tipo de soberanía que ampare todo lo que hay o la moneda única saltará por los aires”, ha añadido.

Si se aplican los mismos criterios de Pedro Sánchez hacia las empresas energéticas -“si se enfadan tanto es que lo estamos haciendo bien”- habría que concluir que la decisión del presidente de la Junta de Andalucía, Juanma Moreno, de bonificar al 100% el impuesto del Patrimonio ha sido un rotundo acierto y así tendrían que admitirlo los socialistas y sus socios políticos y mediáticos. La reacción al anuncio del presidente andaluz ha sido tan desmedida, furibunda y enrabietada que entra directamente en lo infantil. 

 

La invasión rusa iniciada el pasado febrero ha provocado dos guerras, una militar convencional entre Rusia y Ucrania, y otra económica entre aquella y Occidente. En esta última destaca el consenso europeo en torno a la defensa de sus valores y principios, que se traduce en la ayuda a Ucrania y en la imposición de sanciones económicas al invasor, incluyendo reducciones drásticas de la importación de hidrocarburos rusos. La actual guerra de Ucrania ha acarreado la definitiva ruptura entre Rusia y la UE y el fin del orden internacional surgido tras la Guerra Fría. Para Rusia es el cuarto intento fracasado de integrarse en Europa.

Por ignorancia o impostura, o las dos cosas a la vez, Pedro Sánchez se toma como un insulto ‘El otoño del patriarca’, el título de la novela de Gabriel García Márquez con evocaciones de decadencia crepuscular que tan bien se corresponden con el estado del Gobierno, la decadencia, se entiende. A la luz de lo visto en el debate del Senado tal vez cuadre mejor al presidente describir su etapa otoñal como el ‘Relato de un náufrago’.

La vicepresidenta segunda y ministra de Trabajo y Economía Social ha vuelto de su veraneo realizando declaraciones realmente chulísimas. Poco después de pedir a la CEOE, con “total animosidad”, que “vuelva a la mesa de negociación”, afirma en una entrevista que para frenar las subidas de precios debería alcanzarse un acuerdo con las distribuidoras para “topar los precios de una cesta de productos básicos como el pan, la leche, los huevos o la fruta”.

El final de verano ha traído dos noticias que han provocado ‘euforia’ en las filas socialistas: la convalidación del decreto ley energético y la confirmación de que Pedro Sánchez celebrará hasta veinte actos políticos por toda España de aquí a fin de año. Lo cierto es que la ‘euforia’ no parece que esté suficientemente justificada. Que Sánchez se vaya a dedicar a hacer campaña electoral solo confirma que el PSOE y el Gobierno de coalición se encuentran en una situación tan difícil y con expectativas tan sombrías como las que reflejan todas las encuestas.

Este documento, elaborado por la Fundación FAES, denuncia los bajos niveles de natalidad en España y expone sus causas y efectos más evidentes sobre aspectos críticos de nuestro modelo social y económico.

El nuevo presidente de Colombia podría haber disimulado un poco más su disgusto por el referéndum constitucional en Chile. Al contemplar el sonoro rechazo de los chilenos al proyecto de Constitución que se le proponía, Gustavo Petro dejó clara su valoración en Twitter: “Revivió Pinochet”.

España no va bien. Cualquiera que sea el indicador económico que se analice, la situación actual de la economía como sostén del bienestar de los españoles es poco saludable. España necesita un anclaje estratégico y la suficiente persuasión política para convencernos como sociedad de la necesidad crítica de reordenar nuestras prioridades.

Fernando Fernández, Pedro Antonio Merino y Miguel Marín creen que al impacto de la invasión rusa de Ucrania en precios, crecimiento y perspectivas, se une una desconfianza generalizada ante la gestión económica del Gobierno, una incertidumbre creciente sobre los cambios regulatorios y los cambios que afectan a la seguridad jurídica y como consecuencia a la inversión.

La ronda de entrevistas que Sánchez ha concedido después de la cumbre de la OTAN –sí, un éxito– no hace más que abundar en esa impresión de verbo impostado, de cuento para incautos o de admirada autocontemplación. En realidad, cuando se tienen las carencias de credibilidad que Sánchez deja expuestas, la sobrexposición mediática, lejos de repararla, la agrava porque somete a la audiencia que rechaza el caldo a tener que soportar taza y media.

El proyecto de ley de vivienda ha colocado otra vez este asunto en el centro del debate público. En palabras de Juan Van-Halen, “en España hace falta un debate serio sobre la política de vivienda. El proyecto de ley de vivienda actual ha recibido enmiendas de hasta cinco grupos parlamentarios. Eso evidencia que falta consenso”. El autor del Papeles FAES “La política de vivienda que España necesita” invita reflexionar sobre las “medidas dudosamente legales e ineficaces” en materia de vivienda que ya se han aplicado en España y que, a su juicio, no han funcionado. “España es un país donde hemos tenido un ejercicio de control de precios de alquiler y prórrogas forzosas y eso se ha cargado el mercado del alquiler. Volver a eso no parece razonable”, indica.

Colecciones FAES

Biografías Políticas y Biografías Intelectuales

La agresión contra Ucrania no debe hacer olvidar el desafío que supone un régimen teocrático islamista, enfangado en la represión más brutal de su pueblo y dispuesto a aprovechar sus opciones para convertirse en potencia nuclear amenazadora.
Hace 40 años España entró a formar parte de la Alianza Atlántica. Es también cuarenta años después cuando tiene lugar en Madrid la celebración de la segunda cumbre de la OTAN que tiene como sede nuestro país.
Cada encuentro ha servido para analizar, desde el punto de vista de los diferentes expertos, cómo encaja todo este engranaje estratégico de China en LATAM con los objetivos geopolíticos de España, de la UE y de EE.UU. en la región.