El verano árabe

Share on facebook
Share on twitter
Share on email
Share on whatsapp
Share on linkedin

Navacerrada (Madrid), 03.07.12.- La mesa redonda sobre ‘El verano árabe’ ha dado fin esta tarde a la segunda jornada del curso de política internacional del Campus FAES 2012. En ella han participado el director general del Centro Sefarad-Israel, Florentino Portero; el asesor del candidato republicano Mitt Romney, Walid Phares; y el editor del semanario Die Zeit, Josef Joffe. El director adjunto de Relaciones Internacionales de FAES, José Herrera, ha presentado la charla.

Florentino Portero ha valorado que “Europa no va a ser capaz de tener una posición conjunta hacia el mundo árabe”, toda vez que los islamistas se han hecho con el poder. “No existirá una política conjunta ni va a haber un acuerdo atlántico, de manera que Occidente va a renunciar a influir por impotencia y porque no sabe lo que quiere, y va a intentar sortear la tormenta de la mejor manera posible”, ha apuntado.

Asimismo, ha explicado que “toda revolución económico-social encuentra un programa político” y en el caso de la ‘Primavera árabe’ el proceso ha tenido tres fases: “una revuelta política por parte de chicos jóvenes que pierden el control; una enorme manifestación social donde lo fundamental era la demanda económico-social, y por último los islamistas que se hacen con el control aportando su agenda”.

Para Portero, el hecho más relevante que ayuda a entender las revueltas es “la cuestión demográfica” y la “incapacidad económica de satisfacer las demandas de los jóvenes cuando quieren acceder al mercado de trabajo”. En este sentido, ha destacado que “los problemas de la población se resuelven con inmigración o con guerra”. “Durante muchos años se ha dado la salida masiva de población hacia Europa, por ello no es casual que la crisis económica europea coincida con las revueltas, pues la válvula natural de escape se ha cerrado”, ha añadido.

IMPULSO CIVIL SECUESTRADO
Durante su intervención, el experto en Oriente Medio y asesor del candidato republicano Mitt Romney, Walid Phares, ha afirmado que las revueltas de la ‘Primavera árabe’ “al principio fueron un movimiento liberal que ha acabado en manos de las fuerzas islamistas”. “Fueron las fuerzas de la sociedad civil las que marcaron la diferencia, mientras que los Hermanos Musulmanes y otros partidos regionalistas y salafistas mejor organizados y financiados, y con más poder mediático, secuestraron el impulso”, ha asegurado.

Phares se ha referido a los distintos países y movimientos y ha señalado que “la diferencia entre Egipto y Siria, y Siria y Libia, es que Siria no es un país aislado, ya que cuenta con el apoyo de Irán, de importantes políticos de Irak, y de Hezbolá”. Por ello ha defendido que “cualquier tipo de intervención internacional no solo se enfrentaría al régimen de Asad sino a cuatro regímenes de la región”. A su juicio, Siria vive una situación de “preguerra civil” y “si Estados Unidos y Europa no tienen una estrategia contra Irán, tampoco la tienen contra el primero, porque están muy vinculados”.

El analista ha concluido que “en la región nos vamos a encontrar un panorama de regímenes islamistas con militares y una oposición más diversificada y más joven”. En su opinión, “en Egipto, los islamistas implantarán medidas para proyectar que no van a ser una sociedad talibán; mientras que en Túnez, con una fuerte presencia de oposición laica liberal, va a ser distinto”. “En Libia ha añadido las fuerzas de esta oposición laica no están organizadas, lo que convertirá al país en el más islamista”, y que “en Siria, siempre y cuando se celebren elecciones, podremos ver dentro de la oposición una repetición de lo ocurrido en Libia”.

CONDICIONES PARA LA DEMOCRACIA
Joseff Joffe ha advertido que “ni una revolución ni unas elecciones son equivalentes de una democracia, ni las redes sociales tampoco. Facebook y Twitter son simulaciones de la realidad, no son la realidad”. “Y las naciones occidentales tampoco llevan necesariamente la democracia”, ha añadido. A su juicio, “en los últimos quince o dieciocho meses Occidente ha confundido las manifestaciones con la democracia”, cuando “tendría que haber analizado mas fríamente lo que hace falta para que esta se dé”.

“La democracia depende del desarrollo, y sus ingredientes son un nivel de riqueza, un mercado libre, unas clases medias fuertes, un sentimiento de razón y una igualdad ante la ley”, ha apuntado Joffe, que ha señalado que “el Estado de Derecho siempre llega primero y la democracia después”, algo para lo que “la tierra del mundo árabe todavía no está suficientemente fértil”, ha subrayado.

En relación a Siria, el editor de Die Zeit ha dicho creer “que si los rebeldes llegan a Damasco lo primero será la venganza y luego las reformas”. “Hay que evitar a toda costa la guerra civil y proteger a todos los implicados”, ha considerado Joffe, que si bien ha advertido de que “si te metes te tienes que quedar y si te implicas puede acabar mal la cosa”, para lo que ha recomendado tener en cuenta que “construir naciones lleva décadas y eso no lo puede hacer ni la más grande democracia de la tierra”.