Gestionar con racionalidad, eficacia y austeridad

Share on facebook
Share on twitter
Share on email
Share on whatsapp
Share on linkedin

María Dolores de Cospedal: “Uno de los mayores problemas que ha tenido la sociedad española últimamente es que hemos pasado de un liderazgo en el Gobierno, y de un Gobierno que lideraba a la sociedad española, a un mandato fallido durante siete años, porque aquel a quien se dio el mandato por parte de los ciudadanos no lo ha sabido cumplir”

“Los problemas que aquejan hoy la sociedad española desde el punto de vista social, económico y de toda índole se pueden rectificar si ese mandato fallido vuelve a ser sustituido por un liderazgo fuerte, comprometido, con altura de miras y con sentido de Estado, que es el que puede otra vez devolver a la sociedad española el Partido Popular con Mariano Rajoy”

“En España se cambió el rigor presupuestario, la austeridad, la política de reformas y rebajas fiscales que tanta prosperidad trajeron a nuestro país, por una situación de tener el endeudamiento por norma, la desviación presupuestaria como problema crónico de las finanzas públicas, el endurecimiento de la presión fiscal a las clases medias y el déficit estructural de la administración del Estado y, desde luego, también en el funcionamiento de las Comunidades Autónomas y de una parte muy importante de las entidades locales”

“Esta concepción de la gestión de los recursos públicos basada en la concepción de que el ciudadano no tiene la inteligencia suficiente para gobernarse a sí mismo y la sociedad no tiene la madurez suficiente para gobernarse a sí misma es la que nos ha llevado a gobiernos que han cortado las alas a los ciudadanos, han quitado libertades a la sociedad civil, han malgastado los recursos públicos, han hecho una deficiente gestión de los recursos de todos y han hecho una ineficaz gestión de los recursos porque pensaban que no debían dar cuenta a nadie de su gestión”

“Las concepciones políticas del poder, las multiplicaciones administrativas, las marañas regulatorias tienen mucho que ver con las crisis económicas, y al revés. Y todo es parte de una concepción equivocada de lo que tiene que ser el Gobierno”

“Una cosa es gestionar con eficacia y austeridad los recursos destinados a servicios sociales y otra cosa recortar los servicios sociales que llegan a los ciudadanos. Y ya quiero decir que, como considero que son cosas distintas, como por otra parte hemos dicho en muchas ocasiones, de esa manera lo vamos a hacer”

“La primera garantía de los servicios públicos esenciales es una gestión de los recursos públicos eficaz. Y eso no puede ser tan solo de una o varias Comunidades Autónomas, sino que tiene que partir desde el Estado”

“El respeto a la libertad de los ciudadanos; la concepción del gobierno como aquel que los ciudadanos se dan a sí mismos para administrar lo que es de todos, y que sólo encuentra su justificación en cuanto que respeta los márgenes de libertad de los ciudadanos, precisamente para dotarlos de mayores garantías en la seguridad, en la libertad, en el ejercicio de sus derechos; esa concepción del gobierno es la concepción en la que yo creo”