Juan José Linz Storch de Gracia (24 de diciembre de 1926-1 de octubre de 2013) in memoriam

Share on facebook
Share on twitter
Share on email
Share on whatsapp
Share on linkedin
El pasado martes falleció en New Haven (Estados Unidos) Juan José Linz, la figura española más importante de la Ciencia Política internacional. Linz, nacido en Alemania de madre española y padre alemán se crió y formó en España. Sus estudios los realizó en la Universidad de Madrid para marchar a continuación a los Estados Unidos, como becario de posgrado, en 1950. Su intención era ir a la New School for Social Research donde trabajaba Hannah Arendt, que un año después, en 1951, publicó los tres volúmenes de su celebérrimo Los orígenes del totalitarismo. «

Ángel Rivero es profesor de Ciencia Política, UAM




El pasado martes falleció en New Haven (Estados Unidos) Juan José Linz, la figura española más importante de la Ciencia Política internacional. Linz, nacido en Alemania de madre española y padre alemán se crió y formó en España. Sus estudios los realizó en la Universidad de Madrid para marchar a continuación a los Estados Unidos, como becario de posgrado, en 1950. Su intención era ir a la New School for Social Research donde trabajaba Hannah Arendt, que un año después, en 1951, publicó los tres volúmenes de su celebérrimo Los orígenes del totalitarismo. Sin embargo, a las autoridades españolas no les pareció oportuno ese destino, demasiado ligado a aquellos que habían huido del fascismo en Europa, y le sugirieron Columbia, donde realizó su tesis doctoral bajo la dirección de Seymour Martin Lipset. Y fue en Estados Unidos, en particular en la Universidad de Yale, donde desarrolló su carrera desde una permanente atención académica y emocional a los problemas de España.

En consonancia con su primer interés juvenil, Linz se ocupó de las diferencias entre regímenes políticos y, en particular entre autoritarismo y totalitarismo. Una audacia taxonómica que le valió la desconfianza y cosas peores de aquellos que han hecho del franquismo la cómoda justificación de todos sus actos. Pero si a Linz le interesaba la distinción no era como justificación ideológica sino para estudiar los autoritarismos y, en particular, su relación con la democracia. Esto es, lo que preocupó siempre a Linz fue la democracia. Primero, viniendo de un ambiente sombrío en relación a la democracia, su quiebra; pero después, en los años finales de la década de los 70 cargados de esperanza, el camino de su realización: la transición y la consolidación democrática. Un proceso que, en su versión española, no le deparó sino alegrías como profesional y como español. A ambos temas dedicó libros y ensayos de valor permanente. En momentos como los actuales, donde la democracia española se enfrenta a desafíos y dificultades, su visión comprometida pero analítica, su falta de sectarismo y su visión constructiva del análisis social harán que su falta se sienta mayor.


Imagen bajo licencia de Creative Commons

»