La crisis de la socialdemocracia

Share on facebook
Share on twitter
Share on email
Share on whatsapp
Share on linkedin

Álvaro Delgado-Gal: “Las políticas socialdemócratas después de 40 años de éxitos han entrado en una crisis material y moral evidente. Esto es un hecho que resultaría muy artificial discutir”

“A lo largo del ciclo socialdemócrata se ha producido una desnaturalización de las prestaciones sociales: se han convertido en un instrumento para la compra de votos, de forma que se cambian prestaciones por votos. Lo que supone una corrupción de los partidos que así actúan y de los ciudadanos que así votan, en función del interés personal y no del interés general”

“Hablamos de políticas socialdemócratas que son comunes a todos los partidos en Europa desde hace mucho tiempo. También los partidos conservadores como forma de obtener el poder y mantener la estabilidad política y social”

“El espíritu, planteamiento e idealización del Estado benefactor es distinto en los partidos de derecha y de izquierda. Mientras que para los conservadores sirve para mantener la paz social y distribuir justicia, para la izquierda ha sido una concesión y una renuncia a la revolución, como forma para avanzar progresivamente hacia la igualdad total”

“Las políticas socialdemócratas están en su perfil clásico condenadas, dadas las menores tasas de crecimiento y la pirámide de población desfavorable. Esto coloca en una posición incómoda a todos los partidos, especialmente a la izquierda que tendrá que explicar que el futuro será distinto”

“Aunque la distinción entre izquierda y derecha se origina durante la Revolución Francesa, el padre moral de la izquierda rupturista es Rousseau”

“La crisis de la socialdemocracia está provocando distintas reacciones en la izquierda: situaciones de bloqueo, la reorientación del impulso revolucionario al cambio de costumbres y la reversión posible hacia esquemas ideológicos anteriores al marxismo”

“Zapatero ha orientado sus políticas progresistas al cambio de las costumbres”

“El proyecto de transformación radical de la sociedad por medio de la violencia ha estado siempre en la izquierda. Esta tendencia ha sido a veces marginada, y otras se ha manifestado con virulencia e incluso se ha hecho con el poder político”

“La actual crisis electoral e institucional de la socialdemocracia europea podría llevar a la izquierda hacia planteamientos ideológicos que parecían superados tras la fosilización del comunismo”