La defensa europea después de la retirada de EE.UU. de Afganistán

Share on facebook
Share on twitter
Share on email
Share on whatsapp
Share on linkedin

El desenganche de Estados Unidos de la seguridad europea es una tendencia sostenida que se mantendrá en los próximos años. Por un lado, los estadounidenses entendieron que tras la desaparición de la Unión Soviética y el fin de la Guerra Fría sus intereses de seguridad se trasladaban del Atlántico al Pacífico. Esa tendencia se ve hoy reforzada por la creciente rivalidad estratégica con China. Por otro lado, se ha producido durante la última década en Estados Unidos un retraimiento estratégico como consecuencia de un cansancio de liderazgo, que ha culminado con su retirada de Afganistán. El coste, no solo económico, de mantener su supremacía mundial ha llevado a centrarse más en los problemas internos que en conflictos en el resto del mundo, especialmente cuando estos no afecten directamente a su interés nacional. Este repliegue afecta también a su relación con Europa. 

Sobre estas cuestiones han debatido el secretario general del Partido Popular Europeo, Antonio López Istúriz y la eurodiputada y exministra de Defensa de Lituania, Rasa Juknevičienė. Ha moderado el debate el director del Centro de Estudios Internacionales de la Universidad Francisco de Vitoria, Ignacio Cosidó.