Terrorismo e insurgencia

Share on facebook
Share on twitter
Share on email
Share on whatsapp
Share on linkedin

Ángel Rabasa: “El yihadismo global de Al-Qaeda se distingue de otras yihades porque estas últimas suelen ser elementos inspirados por la ideología islamista pero están dirigidas contra adversarios y objetivos locales. Al-Qaeda, en cambio, es la tipología más pura de yihadismo global ya que tiene ambiciones universales utópicas tales como la creación del Califato global”

“Los ataques masivos contra objetivos civiles representan el debilitamiento de Al-Qaeda porque el movimiento ya no consigue atacar objetivos estratégicos militares”

“Antes del 11 de Septiembre, Al-Qaeda actuaba como una organización yihadista convencional; pero tras perder su base de operaciones en Afganistán se convierte en un movimiento ideológico que utiliza grupos afiliados. Éstos se comprometen con la yihad global aunque mantienen sus propios intereses regionales”

“Aunque las manifestaciones violentas del yihadismo mundial se están expandiendo, Al-Qaeda está perdiendo en el frente ideológico. A esto ha contribuido el hecho de que los preceptos han sido más que nunca impugnados por los principales clérigos del Islam”

“Para Al-Qaeda la relación estratégica más importante es con los talibanes y con grupos independientes en Afganistán y Pakistán que colaboran con ellos: mientras el primero es su principal campo de operaciones, el segundo es un santuario de Al-Qaeda y una plataforma para difundir el yihadismo a otras regiones”

“La Primavera Árabe representa un peligro para Europa, pero mucho más para Al-Qaeda ya que, aunque en el peor de los casos vuelva el autoritarismo o se difunda el islamismo radical, a largo plazo la democracia podría quitar las alas al movimiento yihadista”

“No creo en la auto-radicalización. Las redes terroristas son claves para las campañas sostenidas de violencia. Éstas se alimentan de ideología, una ideología que es esencial en la creación y el mantenimiento de una visión islamista del mundo”

“La muerte de Bin Laden es una victoria política y estratégica de los países que combaten el yihadismo, además de un golpe simbólico y psicológico para los islamistas radicales. La eliminación del líder de Al-Qaeda tiene consecuencias tácticas por la gran cantidad de información que los soldados americanos han encontrado”